Josep Prats Orriols

(JPrats)

Gestor de Abante European Quality

Madrid. Madrid. ESPAÑA.

La motivación del gestor


Escrito 18 Sep 13

18 de septiembre de 2013

Se cumplen cinco años desde la quiebra de Lehman Brothers, el episodio más sonoro del inicio de la crisis financiera y bursátil cuyas consecuencias, por lo menos en el sur de Europa, seguimos padeciendo.

No ha sido un lustro fácil para los gestores de renta variable. Aunque es sabido que la bolsa sube y baja y que en el corto plazo se puede perder dinero, cuando ello se produce el corto plazo se hace muy largo para el inversor. Y vienen los reembolsos, y con ellos las ventas forzadas de cartera, y con ellas la caída de las cotizaciones, y así sucesivamente.

Cuando la noche anterior Wall Street ha caído un 3%, mejor no gastar azúcar, porque el café de la mañana será amargo. Aunque el gestor sea poco amigo de las pantallas, cuando intuye que a las 9 de la mañana puede estar perdiendo, en un segundo, una vigésima parte del patrimonio, la tentación de jalear al GIP (gráfico de precios del día para los no iniciados) como hacen muchos traders (“vamos Ibex, tú puedes, tú puedes…), para que se dé la vuelta, ataca incluso a los más partidarios del análisis fundamental.

En momentos de caída fuerte y prolongada de las bolsas es fácil que cunda el desánimo y es difícil mantener la motivación. Hace más de veinticinco años que en el IESE nos enseñaban que la motivación del profesional puede ser de tres tipos: intrínseca, extrínseca y trascendente. La motivación intrínseca es la que nace de la satisfacción íntima por tener la conciencia de que el trabajo está bien hecho. La extrínseca es la que proviene de la compensación económica recibida. Y la trascendente la que nos proporciona saber que contribuimos al progreso y la felicidad de los que nos rodean.

Lo óptimo es que en un trabajo confluyan las tres motivaciones. Hacer un buen trabajo, ganar dinero y contribuir al progreso y felicidad de los demás con ello. Si falla alguna de las tres no se trabaja a gusto. El trabajo del buen gestor permite alinear las tres motivaciones. Siempre que se den algunas condiciones. Para hacer bien el trabajo necesita confianza, libertad para invertir. Para ganar dinero necesita patrimonio invertido (ajeno o propio). La trascendente siempre es más compleja, aunque la satisfacción de los clientes cuando ganan dinero suele ser general. La síntesis de las tres motivaciones, el motor del gestor, es el valor liquidativo.

El buen gestor lo es realmente cuando puede decir de sí mismo como Talleyrand, obispo, diplomático y primer ministro francés, que prestó sus servicios a la monarquía, a la república y al imperio que es  un “servidor siempre fiel reservándose el derecho de cambiar de amo”. Sus intereses y los de aquellos que en último término quiere servir, los de los administrados están, así, siempre alineados.

Josep

Comentarios (5)

Noinviertaenbolsa Hago trading desde Oct-08 con una rentabilidad de +324,23% haciendo una media de 3.000 operaciones por año. http://www.noinviertaenbolsaespecule.com/ ........... https://twitter.com/NIEBE2012

18 Sep 13

Josep,

Aunque mi manera de invertir no se asemeje a una gestión de un fondo de inversión, tengo que reconocer que cuando le he visto en TV ha despertado mi curiosidad por su manera de expresarse.

El poder leer sus experiencias, mas cuando son reflejadas en un valor liquidativo, tienen, para mi, doble valor en este mundo, el de los nercados en el que ultimamente predomina la teoria sobre la práctica.

Saludos

 

JPrats Gestor de Abante European Quality

18 Sep 13

Noinviertaenbolsa

Gracias por seguir el blog. Intento que mi manera de expresarme sea, sobre todo, comprensible. Si no está claro lo que dices, lo más probable es que sea porque no sabes muy bien lo que quieres decir.

arturop https://foro.masdividendos.com/

18 Sep 13

Otra forma de aunar motivaciones es invertir una parte total o sustancial del patrimonio del gestor en el vehículo gestionado.

JPrats Gestor de Abante European Quality

18 Sep 13

arturop

Desde luego, esa es la mejor fórmula. Cuando digo que hace falta patrimonio para completar la motivación extrínseca, me refiero tanto al ajeno como, sobre todo, al propio.  Es mi caso, tengo bastantes años de sueldo (prácticamente todos mis ahorros financieros)  invertidos en el fondo.

Gracias

19 Sep 13

Pienso que tras la crisis pocas figuras saldrán tan reivindicadas como los gestores de renta variable. Especialmente los que aportáis valor a la gestión (activa). Han sido años de predicamento en el sentido de explicar que las bolsas se recuperan de las caídas (o hundimientos), que el mercado acaba colocando a cada cual en su sitio, que los mercados bakistas ofrecen las mejores oportunidades, etc.