Josep Prats Orriols

(JPrats)

Gestor de Abante European Quality

Madrid. Madrid. ESPAÑA.

Los alemanes votan sí al euro


Escrito 23 Sep 13

23 de septiembre

Merkel gana pero no obtiene la mayoría absoluta. Este es el titular que nos ofrece el resultado de las tan esperadas, y por algunos temidas, elecciones alemanas. 

A pesar de aumentar notablemente, en ocho puntos porcentuales, sus resultados, los democristianos alemanes se quedan a las puertas de la mayoría absoluta, con 311 escaños en un parlamento de 630. Su hasta ahora socio de gobierno, el partido liberal, queda fuera del parlamento al no obtener el mínimo del 5% necesario.

Merkel deberá gobernar en minoría o acordar una coalición con alguno de los tres partidos que han obtenido representación parlamentaria. Los únicos candidatos posibles son los socialdemócratas del SPD (192 escaños) y los verdes (63 escaños). Die LInke, la coalición formada por los antiguos comunistas de la RDA y una escisión del ala izquierda del SPD, que ha obtenido 64 escaños, está en las antípodas ideológicas y programáticas de los democristianos, por lo que no es planteable ningún tipo de colaboración.

De hecho, las posiciones de Die LInke parecen muy alejadas también de las del SPD, tanto que los socialdemócratas ya han manifestado la imposibilidad de formar un gobierno tripartito de izquierdas (SPD+Verdes+Die Linke) que podría configurar una mayoría absoluta en el parlamento, 

Quedan fuera del parlamento los liberales del FDP, liderados por el hasta ahora ministro de economía Rösler, que se habían mostrado especialmente reticentes al compromiso de Alemania en el apoyo a países de la zona euro en dificultades, perdiendo 10 puntos porcentuales de apoyo popular. Y no logra entrar en la cámara el partido de nuevo cuño AfD (Alternativa por Alemania) con planteamientos euroescépticos,  pese a cosechar un resultado no despreciable (4,7% de los votos) probablemente a expensas del FDP.

Los dos partidos centrales (democristianos y socialdemócratas), suman más de dos tercios de los votos y más de cuatro quintos de los escaños, aumentando ambos su apoyo popular. 

En conjunto, los partidos menos comprometidos con el futuro del euro (FDP, AfD y Die LInke) pierden ocho puntos porcentuales de votación popular, y los más comprometidos (democristianos, socialdemócratas y verdes) los ganan.

El sistema electoral alemán incluye una doble votación. El llamado "primer voto" está dirigido a elegir un representante directo por circunscripción electoral y afecta a la mitad de los escaños. El "segundo voto" está dirigido directamente a un partido (no a un candidato) y determina la composición de la otra mitad de los escaños, aunque no de forma proporcional, primando a los partidos que no han obtenido representación mediante el primer voto. En la práctica, la distribución de escaños final suele corresponderse, casi proporcionalmente, al porcentaje de votos obtenidos en el "segundo voto", tomando como base no la totalidad de los votantes sino solo aquellos que han votado a los partidos que han obtenido más del 5% y que tienen, por ello, derecho a representación parlamentaria.

En el primer voto los democristianos han obtenido un mayor porcentaje que la suma de los tres partidos de la oposición con representación parlamentaria. En el segundo no. Por esta razón Merkel no obtiene la mayoría absoluta de los escaños. Un 75% de los diputados democristianos han sido elegidos gracias al primer voto. Solo un 20% de los diputados de los tres partidos restantes obtiene el escaño por el primer voto. Simplificando, tres de cada cuatro diputados democristianos has sido elegidos por sí mismos, y uno de cada cuatro por pertenecer a su partido. Uno de cada cinco diputados de la actual oposición ha sido elegido por sí mismo,  y cuatro de cada cinco por pertenecer a su partido. Los diputados que han ganado en primera votación tienen un plus, por lo menos moral, de legitimidad.

La victoria moral de Merkel es clara. Y el principal partido de la oposición, el SPD lo sabe y actuará en consecuencia. Merkel será canciller, porque todos son conscientes de que claramente así lo ha querido el pueblo alemán. Probablemente veamos, de nuevo, una gran coalición, que sería muy positiva para el futuro de la zona euro. A corto plazo, una alianza (con gobierno de coalición o apoyo parlamentario) entre democristianos y liberales, habría mantenido el statu quo, y habría evitado la incertidumbre. A cuatro años vista, un compromiso de los dos grandes partidos alemanes, ambos reforzados en estas elecciones, en favor del euro es, si no imprescindible, sí muy conveniente.

Y se dará.

Josep

 

 

 

Comentarios (2)

mistol Jubilado nacido el 4/2/45 y colaboro con el circuloeconomia.com y la Escola Europea de Humanitats de Barcelona, sobre ciencias humanas.

23 Sep 13

De momento las bolsas europeas siguen bajando, incluso el Dax. ¿Cómo
se interpreta?


LastBroker labolsaenaccion.com

23 Sep 13


Como bien dices, la noticia importante, es el voto mayoritario
al euro. Aquellos partidos antieuropeos han perdido votos, por tanto
buena noticia para Alemania y para Europa.



La interpretacion de la bajada de hoy (DAX ha caido un 0,4%), es
un resultado electoral que descontaba el mercado.  La semana pasada
el mercado aleman hizo máximos historicos porque todas las encuestas
daban ganadora a Merkel y asi ha sido.