2 de agosto de 2013

Ayer falté a la cita diaria con ustedes. Estaba de viaje y el puente aéreo ya no es lo que era y llegué con el mercado ya cerrado. Tres compañías de las que tenemos en cartera publicaron resultados ayer y otras dos lo han hecho esta mañana. En general los resultados no han diferido de los que cabía anticipar, aunque la reacción del mercado a los mismos ha sido, en un caso, el de Société Générale, agradablemente sorprendente (alza de la cotización superior al 10% en una sola sesión). El banco francés presentó unos resultados que pueden calificarse como buenos, pero en absoluto excepcionales. Aumento del beneficio operativo del 5,8%, en especial por aumento de ingresos, con unos costes de explotación planos (que hubieran disminuido un 5% sin cargas especiales derivadas de un proceso de reestructuración). Ligera mejora del capital, que se stiúa en márgenes razonables en términos de Basilea III (9,4%), aunque sigue rozando el límite del 3% en términos de core tier 1 sobre activos totales. ¿Por qué´subió tanto? La explicación más probable es la más razonable: estaba muy barato. Cotizando a 30 euros  (33 tras la subida), y con un valor contable por acción de 56 euros (48 si deducimos el fondo de comercio), la recuperación de un ROE del 10% y la verosimilitud de que pueda eludir una ampliación de capital (ha reducido un 10% los activos ponderados por riesgo en un año), es una clara oportunidad de compra.

Más discretos, fueron los resultados de BMW, que el mercado acogió con un recorte mínimo, de décimas porcentuales. Las buenas cifras de ventas en unidades, con crecimientos de un dígito alto, conocidas con anterioridad, se quedaron reducidas a un dígito bajo, casi planas, cuando fueron traducidas a unidades monetarias. BMW vende un 7,7% más en unidades, pero solo un 1,7% más en euros. Un sesgo a un mix de los productos de gama menos lujosa (serie 3) y la presión en precios de la competencia, son los factores determinantes de este comportamiento, reduciendo en unas décimas porcentuales el margen operativo sobre ventas (que sigue instalado por encima del 10%) congelando el beneficio operativo y limitando a un dígito bajo el crecimiento del beneficio por acción. Nada fuera del guión.

Generali (ayer) y Allianz y Axa (hoy) nos ilustran, con la publicación de sus resultados del primer semestre, sobre las grandes tendencias del sector asegurador en el área euro. Crecimiento muy moderado de actividad en seguros de vida (con presión sobre márgenes en el resultado financiero por entorno de tipos bajos), ligero crecimiento en seguros generales (con buena mejora del resultado técnico, por siniestralidad media y mejor política de precios), y altos crecimientos del resultado en gestión de activos. Mejor el resultado de AXA en vida, muy parecidos los resultados de las tres compañías en seguros generales (property & casualty, para los anglófilos), y especialmente bueno en gestión de activos para Allianz. Holgada capitalización, próxima al 200% en Allianz y Axa, y algo más ajustada, aunque alejada de necesidades de ampliación (138%) en Generali. 

Esta tarde publica Intesa, y la semana que viene lo hacen Deutsche Telekom, Crédit Agricole y Unicredito. 

Seguiremos informando

Josep