23 de mayo de 2016

Bayer ha concretado la propuesta que ha presentado al consejo de administración de Monsanto para adquirir el 100% del capital de la compañía íntegramente en efectivo. Pagaría 122 dólares por acción, el mismo precio al que cotizaba Monsanto en febrero de 2015, un 35% por encima de lo que cotizaba hace un mes y alrededor del 20% de la cotización del pasado viernes.

Bayer ha anunciado que para financiar la operación recurrirá, principalmente a la emisión de deuda (por un importe próximo a los 40.000 millones de euros), limitando la ampliación de capital a un importe que estima en alrededor de 14.000 millones de euros. Esto significaría, a los precio actuales, aumentar el número de acciones de Bayer en un 20%. El incremento de beneficio operativo, por la estricta suma del actual de Monsanto, se situaría en un 40%. Y haciendo un cálculo razonable del aumento de costes financieros que comportará el aumento de deuda para la financiación de la adquisición, previsiblemente no superior a 1.000 millones de euros adicionales de intereses por año, tendríamos un aumento del beneficio próximo al 30%. Bayer ya prevé que el aumento de deuda baje algún escalón el rating, pero está segura de que se mantendrá en nivel de inversión, y espera recuperar el rating A en un plazo medio, en virtud del rápìdo proceso de desapalancamiento que le procurará la adquisición de un negocio altamente generador de caja.Un 30% más de beneficio con un 20% más de acciones significa un aumento del beneficio por acción del orden del 10%. Bayer, en su comunicación al mercado de los términos de la operación habla de aumentos del BPA de dígito medio el primer año, y de doble dígito el segundo. A partir del tercero, cuando se concreten las sinergias esperadas para la operación (1.500 millones de dólares por año, básicamente por reducción de costes), tendríamos un aumento adicional del beneficio operativo del grupo resultante del orden del 10%. 

A los accionistas de Monsanto les pagan el precio máximo alcanzado por la acción, y una buena prima sobre las últimas cotizaciones. A los de Bayer se les aumenta el beneficio por acción, a pesar de aumentar en un 20% el capital, moderadamente de forma inmediata y notablemente a medio plazo. La compañía resultante se convierte en el líder destacado a nivel mundial en semillas y productos químicos para la agricultura, un mercado en gran crecimiento, con una posición especialmente destacada en América y Europa. 

La oferta responde, a grandes rasgos, a lo que esperábamos y comentábamos en nuestro post del viernes. De hecho es algo inferior al precio máximo que considerábamos posible pagar sin que representara reducción de valor para Bayer. No sabemos si llegará a buen término, si será aceptada por el consejo de Monsanto, tal como está o con una ligera mejora. Hay algún margen para ello, pero no demasiado. Si triunfa en sus actuales términos, o incluso mejorada en un 10% adicional, consideramos que habrá sido un buen negocio para los accionistas de Bayer.

Josep