18 de mayo de 2016

Grab your coat and get your hat, leave your worries on the doorstep, just direct your feet, to the sunny side of the street.

Con la trompeta y la voz de Louis Armstrong, suena mucho mejor, y queda más claro el mensaje de este  standard del jazz: por oscuras que veamos las cosas, si buscamos la luz la encontraremos, el sol sale todos los días. Aunque, a veces, como ha ocurrido en las dos últimas semanas, por lo menos aquí en Madrid, quede oscurecido por las nubes.

En los mercados bursátiles, las borrascas pueden ser mucho más duraderas y molestas. Pero, por mucho que llueva, no hay que quedarse encerrado, lamentándose. Hay que salir todos los días a buscar el sol. Y el sol, en bolsa, no es otra cosa que los resultados empresariales. Todos los días millones de personas se levantan para ir a trabajar, para producir, para vender, y para generar beneficios, en sus respectivas empresas. Y, en agregado, cada día son más los que trabajan, más lo que se produce, más lo que se vende y más lo que se gana. Así ha sido también en lo que llevamos de año, con los resultados del primer trimestre ya publicados. El mundo crece, con él los beneficios de las compañías y con ellos el valor de las acciones; algún día las nubes, los temores, se apartarán, y crecerá también su precio en bolsa.

If I never had a cent, I'd be rich as Rockefeller, gold dust at my feet, on the sunny side of the street. Life can be so sweet, on the sunny side of the street.

https://www.youtube.com/watch?v=Nn3soYbSpS4

Josep