12 de diciembre de 2014

Está el mercado muy preocupado por la caída del precio del petróleo y se pregunta si se deberá a un exceso de oferta o a una falta de demanda. Siempre que los precios de algo caen es, obviamente, porque hay más oferta que demanda. Oferta hay la que decida poner en mercado la OPEP y para ser más precisos Arabia. Hay quien dice que los árabes no están recortando la oferta para forzar una caída de precios que ponga por debajo del umbral de rentabilidad las explotaciones de arenas bituminosas o el fracking, para que a Norteamérica le salga más cara la independencia energética. Otros comentaristas, más que una acción contra Norteamérica quieren ver una acción contra los tradicionales pretendidos enemigos de Nortemérica, a saber: Rusia, Venezuela o Irán, e interpretan la caída de los precios del crudo como un toque de atención de carácter geoestratégico o político, como una medida muy lesiva para las arcas públicas de dichos países. Son menos los que defienden que la caída de precios se deba a una caída de la demanda. Los combustibles para automoción son la principal fuente de consumo de petróleo. Si aumenta el parque de automóviles, en principio, aumenta la demanda de gasolina, siempre que los consumos medios se mantengan constantes. Es cierto que cada vez los automóviles consumen menos, y eso lleva a observar como, en los países en los que todo el mundo tiene ya coche desde hace muchos años, donde el parque instalado se mantiene constante, el consumo de gasolinas y gasóleos para automoción desciende gradualmente. Es el caso, sobre todo, de Europa occidental. Pero la fuerte entrada en el mercado de automoción de Asia, en especial de China, el aumento del parque instalado de automóviles en el mundo, aumenta la demanda de gasolinas en una proporción que, hoy por hoy, compensa la ligera reducción de consumos en los países desarrollados.

No se puede equiparar, de entrada, el estancamiento o ligera caída de consumo de gasolinas y gasóleos con menor crecimiento económico. Por mucho que creciera la economía en Europa, sería difícil que el consumo de gasolinas y gasóleos no se estancase o decantase levemente a la baja. Por la sencilla razón de que ya no caben más coches y que aquí, el progreso, consiste en que los coches gasten menos. Que no se precipiten pues, los que quieren ver en la caída de los precios del petróleo un anticipo de una gran recesión. El precio del petróleo nos tiene acostumbrados, a los que llevamos ya tiempo en esto, a grandes y bruscas oscilaciones. La primera mitad de mi vida profesional, durante todos los años noventa, he estado acostumbrado a hacer los números de las petroleras con un petróleo de entre 20 y 30 dólares por barril de brent. No ha pasado tanto tiempo, y ya empezábamos a ver como todo el mundo empezaba a hacer los cálculos con el brent alrededor de 100 dólares por barril. Si a partir de ahora tenemos que hacerlo con 60 dólares, que así sea. Seguirá siendo más del doble que hace apenas diez años.

Francamente, no sé cuáles van a ser los precios del petróleo este año, o la siguiente década. En Arabia, extraer petróleo es muy barato. Ganan dinero, entendido como margen de contribución variable positivo, para cualquier precio del petróleo por encima de 10 dólares. Y si el petróleo está a 100 dólares ganan dinero hasta los que remueven tierras con excavadoras en las arenas bituminosas de Canadá y en las montañas de pizarra de Estados Unidos. Las petroleras integradas ganan dinero,en su actividad de refino y marketing, esté como esté el precio del petróleo. Y en su vertiente de exploración y producción evidentemente ganan más si el petróleo está caro, pero no tanto más, puesto que el grueso del beneficio de un petróleo caro suele quedarse en las arcas públicas de los países en los que se encuentran los yacimientos.

No les diré nada más sobre el precio del petróleo, aunque quédense con una idea: el petróleo barato es bueno para Europa.

Sí les puedo decir algo sobre las máquinas que consumen petróleo, los coches. Tenemos ya datos de ventas de noviembre de varias marcas. Los crecimientos de ventas son generalizados: BMW +7,6% en el mes +7,1% en el año; Mercedes +13% en el mes +12,4% en el año: Audi +10,8% en el mes +10,1% en el año; Skoda +10,1% en el mes +10% en el año; Porsche +25,4% en el mes +14,9% en el año; Volkswagen -4% en el mes +2% en el año. Como ven, en general, con la excepción del leve retroceso en un solo mes de la marca Volkswagen (que no del grupo, que en conjunto gracias a Audi, Skoda y Porsche crece claramente), unos datos que no indican precisamente un colapso de la actividad económica en el último trimestre del año.

Josep