25 de junio de 2014

El pasado viernes les escribía un post aventurando lo que podía dar de sí la anunciada reforma fiscal. Y les comentaba lo absurdo que sería mantener, como esperaba que hicieran, una fiscalidad diferente para las plusvalías en función del tiempo que se hubiera tardado en obtenerlas. Afortunadamente me equivoqué y, a partir de ahora, las plusvalías obtenidas en menos de un año tributarán al tipo general del ahorro. Es una de las pocas buenas noticias de la reforma del IRPF. Vista en su conjunto, la reforma del IRPF dejará en 2016 las cosas algo mejor de cómo están ahora y algo peor de cómo estaban en 2011. 

Los sueldos medios o, si quieren, medio altos, seguirán soportando el grueso de la recaudación. El tipo marginal se establece en el 45% y rige a partir de 60.000 euros brutos de base imponible. Dividido en catorce pagas estamos hablando de un sueldo neto mensual de unos 3.000 euros. A partir de ahí, a pagar el 45%, como potentados que son. 

Les detallo los tipos marginales de los principales países de la Unión Europea y los niveles de ingresos a partir de los cuales se aplican. En Francia se paga el 45% a partir de 150.000 euros, en Alemania el 45% a partir de 250.000 euros, en Reino Unido el 45% a partir de 150.000 libras. En estos tres países se considera "ricos", se aplica el tipo marginal, a personas que, sin serlo, por lo menos tienen unos ingresos holgados.  En Italia las cosas ya se parecen más a España, aunque son algo menos lesivas:  el tipo marginal es del 42% y se aplica a partir de 75.000 euros. 

Se elimina la exención de impuestos para los 1.500 euros de dividendos (300 euros más de impuestos al año para el que tenga una carterita de acciones de unos 50.000 euros que de una rentabilidad del 3%). Se gravan las indemnizaciones por despido en la parte que supere los 2.000 euros por año trabajado. Se establece una escala del 19% al 23% para gravar los rendimientos de ahorro, elevando la fiscalidad del ahorro para los tramos más altos con respecto a la que regía en 2011. El retoque de tramos y tipos determinará que los asalariados con retribuciones comprendidas entre 20.000 y 50.000 euros ahorren entre 300 y 100 euros anuales por impuestos en 2016 con respecto a lo que pagaban en 2011, aunque probablemente el aumento del coste de la vida en dicho período supere con holgura dicho ahorro de impuestos. Para sueldos superiores los impuestos a pagar en 2016 serán superiores a los de 2011, aunque es cierto que algo inferiores a los de 2013. 

Esto es lo que hay.

Josep