22 de noviembre de 2012

Periódicamente es conveniente revisar las decisiones de inversión o desinversión que uno ha tomado, a fin de comprobar si las razones que le llevaron a hacerlo han sido justificadas posteriormente por la evolución real de los hechos. De los resultados de las compañías y de su cotización.

El pasado 10 de septiembre, con el S&P 500 en 1.684 puntos, y el tipo de cambio a 1,326$ por euro empecé a liquidar las posiciones que el fondo tenía en Estados Unidos, mediante la venta de Coca Cola y McDonalds.

Hoy el S&P500 cotiza a 1.796 puntos, un 6,7% por encima de los niveles de septiembre,  una revalorizacion que quedaría en un 4,6% si tenemos en cuenta la pérdida de valor del dólar frente al euro.

En el mismo período el Euro Stoxx 50 se ha revalorizado un 2,8%, y el valor liquidativo de nuestro fondo ha aumentado un 8,4%.

No se puede decir, con los números en la mano, que el cambio de bolsa americana, en general, por bolsa de la zona euro haya sido un acierto (aunque la diferencia de rentabilidad obtenida es poco significativa),  pero afortunadamente la decisón de invertir en el Abante European Quality, frente a hacerlo en un fondo que siguiera el índice americano o el de la zona euro, sí lo sido.

Pero lo que hicimos no fue desinvertir en Estados Unidos. Lo que vendimos fueron dos compañías concretas, cuyo comportamiento bursátil en este período ha sido peor que el del S&P500, peor que el del Euro Stoxx 50 y peor que el de Abante European Quality.

Mc Donalds se ha revalorizado un 0,9% en dólares y ha perdido un 1% en euros. Coca Cola se ha revalorizado un 4,1% en dólares, pero solo un 2,1% en euros. Es obvio recordar que, en nuestro caso, lo que nos interésa es la revalorización medida en euros, que es la moneda en la que nuestros inversores nos juzgan. Visto así, hicimos bien en desinvertir.

¿Por qué razones lo hicimos? No lo hicimos porque pensáramos que los resultados empresariales de ambas compañías tuvieran que ser negativos, sino porque los precios que nos pedían por dichos resultados ya no eran atractivos  La publicación de resultados del tercer trimestre nos muestra una evolución moderadamente positiva: en ambos casos crecimientos de las ventas del 2% y del beneficio del 6%.

Es un resultado modesto, pero no decepcionante, en compañías maduras y altamente previsibles. Es un resultado que, por su poco riesgo, merece un PER 15, aunque por su poco crecimiento no permite un PER 20. En la actualidad McDonalds cotiza a PER 17,6 y Coca Cola a PER 19,6. Precios correctos, pero desde luego ya no atractivos, en ambos casos. Las compañías de altísima calidad, como sin duda lo son las dos citadas, han actuado como refugio de los inversores temerosos de que la crisis financiera no estuviese completemente cerrada durante mucho tiempo, estirando un par de puntos su PER razonable. 

A medida que la percepción de riesgo se ha normalizado, se normalizan los múltiplos de cotización. Se paga un poco más por las compañías de alto riesgo y un poco menos por las de bajo riesgo. 

Josep