10 de octubre de 2013

Espero que hayan aprovechado la esperada correccion para entrar. Algunas pretendidas incertidumbres que debían coadyuvar a un severo correctivo se están despejando. Yellen, una economista con contrastada formación y experiencia, será nombrada gobernadora de la Reserva Federal y los líderes republicanos más combativos ya apuntan a proponer, como mínimo, una prórroga de varias semanas en el techo de deuda para seguir negociando, que es su trabajo. Ya han establecido claramente que bajo ningún concepto permitirán que se interrumpa el pago de intereses de la deuda pública americana, mayoritariamente en manos de ciudadanos norteamericanos, incluidos los propios congresistas.

Aunque, desgraciadamente, nuestra experiencia directa diaria en el mundo real nos haga pensar lo contrario, la realidad es que la economía mundial va sobre ruedas. Las cifras de ventas publicadas por las tres grandes fabricantes alemanas de automóviles correspondientes al mes de septiembre lo ponen de manifiesto. En los tres casos el mes pasado ha sido el mejor septiembre de la historia. Con respecto al mes de septiembre de 2012, las ventas de Mercedes Benz aumentan un 15,9%, las de BMW un 6,7%, las de Audi un 10%, las de Volkswagen un 6,8% y las de Porsche un 9,1%. El acumulado en los tres primeros trimestres de 2013 frente al del mismo período del año anterior registra crecimientos similares: 10,1% en Mercedes Benz, 7,5% en BMW, 3,6% 7,6% en Audi, 3,6% en Volkswagen y 14,7% en Porsche.

Y todo ello con un mercado europeo todavía reprimido, aunque mostrando en todos los casos signos de recuperación en septiembre.

La economía mundial crece, crecen los beneficios empresariales, los tipos de interés en las principales economías están por debajo de la mitad de lo que han estado en media en los últimos treinta años, las rentabilidades por dividendo de las principales bolsas siguen superando la tasa libre de riesgo y el earnings yield (rentabilidad por beneficio o inversa del PER) seguriría presentando un diferencial positivo frente a la TIR de la deuda soberana de calidad aunque esta repuntase 200  puntos básicos.

Alejen fantasmas. Ni quebrará el sistema financiero internacional, ni el euro se romperá, ni España ni Italia (y no digamos ya Estados Unidos) impagarán su deuda. Como decía en un anuncio televisivo que se hizo muy popular en mi juventud aquel director de una fábrica de detergentes "busquen, comparen y si encuentran algo mejor, cómprenlo". 

Todavía están a tiempo de invertir en bolsa.

Josep