Josep Prats Orriols

(JPrats)

Gestor de Abante European Quality

Madrid. Madrid. ESPAÑA.

Un club clásico


Escrito 8 Aug 13

8 de agosto de 2013

Repasando papeles he encontrado un ejemplar de la guía de valores que escribí, en 1999, sobre el Euro Stoxx 50. Aquel era el primer año en el que las cuentas se presentaban en euros (los billetes se pondrían en circulación tres años más tarde), y se estaban afinando las normas para la constitución de nuevos índices bursátiles de referencia. El Euro Stoxx 50 eliminó ese año el criterio geográfico, que había permitido incluir a Portugal Telecom y AIB en el índice el año anterior, y determinó los criterios de capitalización ajustada por free float y de representación sectorial para la inclusión de compañías en el índice.

Miro la lista de 50 valores de hace 14 años y la de hoy y encuentro 35 coincidencias. El 70% de las compañías que integraban el índice siguen en él con la misma (o parecida) denominación. ¿Qué ha pasado con las 15 restantes?. 5 de ellas han sido absorbidas por otras compañías del índice: Endesa por Enel, Electrabel por GDF Suez, Rhône Poulenc por Sanofi, Bayerische Hypovereinsbank por Unicredit, y Dresdner Bank por Allianz.

¿Qué pasa con las 10 restantes?. Una, muy grande, Royal Dutch Shell, ha pasado de ser considerada holandesa a catalogarse como británica, lo que la excluye del índice de la zona euro. Otra, Mannesmann ha sido absorbida por otra gran compañía británica, Vodafone.  Seis empresas, Aegón, Telecom Italia, KPN, Ahold, Metro, y Pinault (hoy Kering) han tenido que ceder su puesto en el índice a otras por caídas relevantes de su capitalización bursátil. Y dos empresas holandesas, ABN Amro y Fortis, gravemente afectadas por la crisis financiera, han tenido que ser rescatadas.

¿Qué compañías han ocupado las 15 posiciones que las fusiones (en la mitad de los casos), o el comportamiento bursátil (en la otra mitad) han dejado libres? Mayoritariamente empresas que, hace catorce años, ya estaban en la lista de espera para entrar en el índice, al acecho de las vacantes que el peor comportamiento bursátil de algunos componentes les pudiera dejar. Este es el caso de Volkswagen, SAP, BMW, Danone, Schneider, Iberdrola, ASML e Intesa, compañías que hace ya 14 años, capitalizaban más de 10.000 Mn€. Otras dos compañías, CRH y Unibail-Rodamco, con capitalizaciones inferiores, pero no pequeñas (más de 5.000 Mn€) en 1999 han conseguido también incorporarse al grupo. Las 5 nuevas incorporaciones restantes proceden de una escisión de una empresa miembro del índice (Vinci, de Vivendi), de dos extranjeras nacionalizadas (Anheuser Busch y Arcelor Mittal), y de dos compañías con un crecimiento espectacular. Una, la óptica Essilor, que ha multiplicado por 5 su capitalización bursátil desde 1999. Otra, la gran estrella de la zona euro en la última década: la española Inditex, que ha multiplicado por 10 su capitalización bursátil desde 2001, su año de salida a bolsa.

Desde su nacimiento hasta hoy la evolución de la composición del Euro Stoxx 50 se asemeja a la de un buen club clásico. Las familias fundadoras con una economía estable retienen la mayoría de los puestos en la junta. Algunos fundadores que han venido a peor fortuna consiguen mantener un asiento en el palco, gracias a una política matrimonial adecuada. Son muy pocos los que tienen un comportamiento tan poco honorable que tengan que ser puestos en manos de la autoridad (ABN y Fortis), y pocos también los de fortuna reciente (Essilor e Inditex). 

Muy representativo de nuestra querida y vieja Europa.

Josep

P.D.

Me había olvidado de escribir sobre la excepción que confirma la regla que, en el Euro Stoxx 50, es la estabilidad. No es otra que Nokia, el ángel caído, lider en capitalización bursátil (próxima a 200.000 Mn€ en su mejor momento) hace 14 años, tras multiplicar por 400 su precio por acción en la década de los noventa y fuera del índice hoy, tras caer a niveles inferiores a los 10.000 Mn€, perdiendo un 95% desde máximos. Un recorrido inverso al de Apple, que llegó a caer un 80% en los años noventa, los de gloria de Nokia, para resucitar en los años 2000, hasta multiplicar por más de 150  su cotización desde mínimos. La diferencia entre ser el más querido, o uno del montón.

 

Comentarios (1)

8 Aug 13
Si señor. Un club muy clásico. Gracias y salu2