15 de abril de 2014

Dos empresas francesas con actividad global que tenemos en cartera, LVMH y Danone, acaban de publicar la cifra de ventas correspondiente al primer trimestre de 2015. En Francia, para los trimestres primero y tercero de cada año no es obligatorio publicar resultados completos, pero sí la cifra de negocios. Como parece que ésta es más fácil de calcular que la cuenta de resultados completa, las primeras indicaciones de cómo van las cosas, aunque sea mediante una aproximación tan grosera como la simple facturación, siempre nos llegan de nuestro vecino del norte.

Danone muestra un crecimiento de ventas en el trimestre, en euros, del 8,1%, que sería del 4,8% si se calcula a tipo de cambio constante. El crecimiento en ventas de LVMH, en euros, es del 16%, que se quedaría en solo un 3% sin variaciones de tipo de cambio.

Si uno mira solo las cifras publicadas en euros puede llegar a la conclusión de que a LVMH las cosas le han ido mucho mejor que a Danone: sus ventas han crecido el doble en euros. Pero si tuviera que enjuiciar la labor de los equipos comerciales de unos y otros, vería que, en moneda local, los vendedores de Danone han conseguido aumentar sus ventas bastante más (4,8% frente a 3%) que los de LVMH.

LVMH tiene mucha actividad en países en los que los precios se fijan en divisas, como el dólar, el yen o el yuan, que se han revalorizado frente al euro. Danone también tiene presencia en Estados Unidos o China, y por ello el aumento de sus ventas en euros ha sido superior en conjunto al que habría registrado sin efectos de tipo de cambio, pero no tanto como LVMH. Y, por otra parte, tiene una presencia muy significativa en mercados como el ruso o el iberoamericano (de poca entidad para LVMH), en los que no se ha producido una revalorización de sus divisas frente al euro, sino todo lo contrario.

Josep