23 de febrero de 2015

... este cuento se ha acabado. Lo siento mucho por los pesimistas profesionales, pero uno de sus principales cuentos, el de la muerte del euro, ya no podrán seguir contándolo. O, si lo hacen, que alguno habrá que siga un tiempo con lo de que " esto no es defintiivo" será un cuento poco creíble.

El euro está para quedarse y para que, poco a poco, sin prisa pero sin pausa, haya cada vez más países que quieran adoptarlo como moneda propia. La gran prueba, la de Grecia, ha sido superada. Los jóvenes (Varufakis tiene más o menos mi edad...) griegos revolucionarios, los que tenían que hacer saltar el sistema por los aíres, los de la quita y el gasto sin ingreso financiado por los socios a los que no piensas pagar, han entrado en razón y han pedido una prórroga de cuatro meses del programa de rescate, para el que han recuperado sus siglas técnicas ( MFAFA, master financial assistance facility agreement), para darle nombre al préstamo con sus cláusulas incorporadas. Han dicho, por escrito, que harán honor a lo firmado por el anterior gobierno de Grecia, y que esperan que en adelante puedan hacerse, con el permiso de Bruselas, algunos retoques.

Luego, de cara a la clientela electoral podrán decir cualquier cosa. Y ya veremos hasta qué punto cumplen exactamente con sus compromisos. Al pie de la letra y con los plazos previstos, pocos son los socios, por no decir ninguno, que nunca hayan vulnerado objetivos de déficit público. Es previsible que la troika, a partir de ahora redenominada por los griegos "las instituciones", sea un poco flexible en los objetivos de superávit primario. Pero estamos hablando de superávit primario algo que, por ejemplo, España todavía no tiene.

El euro está para quedarse y el BCE está para ser el supervisor, liquidador y regulador único de la banca de la zona euro. Son excelentes noticias para el sector financiero, que podrá empezar a trabajar sin la etiqueta de "presunto insolvente" y así cumplir su función, su negocio, que no es otro que prestar a empresas y familias.

Como bien sabrán los que siguen este blog, tenemos mucha inversión en bancos en nuestro fondo. Tras un mal inicio de año las cotizaciones bancarias han iniciado una recuperación que ya las sitúa en niveles de revalorización equiparables a las del resto del mercado. Pero lo mejor está por venir.

Josep