30 de octubre de 2011

Sin saber muy bien por qué razón, los dos grandes bancos italianos que tenemos en cartera lideraron ayer las subidas en la bolsa europea. Unicrédito subía un 5% e Intesa aumentaba su cotización en un 3,5%. Repaso las noticias del día y, aparentemente, no ha habido ningún hecho especialmente relevante. Hasta finales de la semana que viene no publicarán sus resultados trimestrales. Buscando alguna explicación tengo que quedarme con el anuncio que hizo ayer Intesa sobre la colocación entre inversores institucionales norteamericanos de una emisión de bonos senior del banco en dólares a 5 años y 2 meses a un tipo del 3,88%. Como referencia, el bono a 5 años del tesoro italiano ofrece una rentabilidad del 2,94%, y el norteamericano del 1,24%. Es un diferencial todavía apreciable, pero no leonino. Por sus propios medios, sin más garantía que su propio balance, Intesa es capaz de financiarse a más de 5 años en un mercado profesional e informado a tasas inferiores al 4%. Hace apenas unos días había colocado 1.250 Mn€ en bonos a 10 años en euros al 4,1% (el mismo tipo que el tesoro italiano), también entre inversores institucionales, esta vez mayoritariamente europeos. Hace pocos días Unicredito emitía 1.000 millones de euros de subordinadas lower Tier 2 a 12 años al 5,75% y la colocaba entre institucionales europeos y norteamericanos.

No podemos decir todavía que el sistema financiero europeo haya normalizado su funcionamiento. El interbancario no fluye y las emisiones de deuda dirigidas a institucionales son todavía limitadas. El recurso al BCE es mucho más fácil y barato, pero demostrar que puedes valerte por tus propios medios, aunque sea a un coste algo superior, da un plus de confianza muy importante para el mercado. 

España ya está pagando por su deuda soberana algo menos que Italia. Italia es la tercera economía de la zona euro y la que tiene el nivel de deuda pública más elevado. Con diferencia. Aunque esté cerca del superavit primario. Si los bancos italianos salen a pedir prestado a Estados Unidos y les dan dinero a 5 años a menos del 4% es una buena señal. Hace unos trimestres habría sido impensable. ¿Quién en su sano juicio prestaría a bancos cargados de deuda pública de países que iban a hacer una quita? El cuento se acabó. 

Los importes emitidos son todavía pequeños. Pero ya hay alguien más, aparte del BCE, que les tiene por buenos pagadores. Ya les prestan. Pronto empezaran ellos a prestar.

Josep