Javier6

Juez y parte.


Escrito 15 Jan 12
Tras una semana relativamente alegre en términos bursátiles, ha tenido que venir la agencia de calificación S&P para aguarnos la fiesta. Y ya no digamos en términos de deuda soberana, en una semana donde la colocación de la misma ha sido en mejores condiciones que en ocasiones anteriores recientes por parte de Italia y sobre todo de España. El resultado previsible lo veremos el lunes: seguramente exigencia de una mayor rentabilidad de los bonos y apertura con descalabro de las bolsas ¿todos perdemos?

Si las cosas se estaban haciendo bien, aunque fuese tomando medidas dolorosas por parte de los Gobiernos, no se entiende la medida de rebajar la calificación de la deuda soberana de nueve países de la eurozona, en especial la inmisericorde rebaja de dos escalones de Italia, Portugal, Chipre y España. ¿Quien gana con esta rebaja tan importante calificada de “golpe arrollador” por parte del Banco Central Europeo?

El Presidente de BBK el 13 diciembre de 2011 ya decía a Europa Press: "cuando se ve que países como Egipto o Namibia se pueden endeudar a un precio más bajo que España, se llega a la conclusión de que ciertas agencias de calificación no utilizan criterios técnicos para establecer su valoración". Señalando que "es ridículo comparar a España con cualquier país que ha sido intervenido".

Es decir, hay una cierta sospecha de las Agencias de Rating por la poca transparencia de los métodos con la que realizan las calificaciones. En todos los juegos, inocentes o no, ha de haber unas normas y un árbitro que controle su cumplimiento a los participantes; además de que las normas sean públicas y transparentes.

De momento las normas no son muy públicas y menos transparentes al desconocerse totalmente los métodos que usan las agencias. Hasta se puede dudar de los fines de las calificaciones: calificar objetivamente para facilitar la toma de decisiones económicas, ya sea sobre los bonos u otras opciones: empresariales,...

En cuanto a los participantes en el juego, parece que los que se juegan el dinero están al albur de los mercados, y no habría nada que objetar al respecto. Pero si algún jugador hace trampas generalmente se le expulsa de la partida y a veces con contrapartidas muy serias. Pues participar desde una atalaya privilegiada parece que no es un juego muy limpio. Si ponemos la lupa sobre los grandes jugadores a nivel económico hoy en día, autenticas manos fuertes, vemos que hay fondos de inversión que prácticamente participan por doquier y que son un referente a nivel mundial. Pero quizás juegan con las cartas marcadas, pues algunos de estos fondos de inversión son dueños de las Agencias de Calificación, tal como analizó en el diario Cinco Días Fernando Martínez el 07/12/2011: “El grupo Capital World es el principal accionista de McGraw-Hill (10,26%), la compañía propietaria de S&P. Siendo su participación superior en Moody’s, que asciende al 12,6%.

Otro inversor es Vanguard Group, que controla el 4,58% de McGraw-Hill y el 5,02% de Moody’s, según datos de Bloomberg.

El hedge fund Alliance Berstein también está presente en S&P (1,67%) y en Moody’s (3,94%).

Intech, subsidiaria de Janus Capital, comparte intereses: un 1,30% en S&P y otro 1,89% en Moody’s.

Con BlackRock Institutional, la famosa gestora de fondos asume el 2,46% de McGraw-Hill y el 2,18% en la segunda hermana.

State Street reparte su presencia con un 3,24% en Moody’s y un 4,25% en la hermana mayor.

Independent Franchiser es el otro gran fondo con un pie en cada entidad: 1,86% para S&P y 2,51% para Moody’s.

Berkshire Hathaway -la empresa de Warren Buffett- posee el 12,8% de Moody’s”.

Está claro que no se puede ser juez y parte, pues seguro que dicho jugador siempre ganaría, con lo cual está claro que hay que cambiar algo de esta forma de funcionamiento. Algunos opinan que hay que crear como un contrapeso al hecho de que todas las agencias de rating son americanas, pero hay que tener en cuenta que Fitch, firma neoyorquina, es ahora una subsidiaria del grupo francés Finalac

 

Creo que hay que diluir las dudas de que el juego está amañado, de que hay calificaciones interesadas y de la existencia de jugadores aventajados.

Comentarios (5)

15 Jan 12
Exactamente, no se puede ser juez y parte, pero los modernos piensan que el capitalismo funciona sólo, sin reglas, como la ley de la selva y así nos vá, prefiero no escribir siempre lo mismo, pero es así. ¿Donde está ya el New Deal?, pues en la basura, para beneficio de los ricos.

María Tejero Salcedo @mariatejero Enredadora social y financiera

16 Jan 12
Al final es el pez que se muerde la cola: las agencias rebajan la calificación porque piensan que la situación de estos países empeorará, eso hace que el mercado desconfíe y se cumple así la predicción. El problema en este caso donde está: ¿en las agencias o en los inversores que basamos nuestras decisiones en las predicciones de estas?
16 Jan 12

No se que contestar @mariatejero, pero lo que si sabemos es que la función de las Agencias de Rating es: calificar objetivamente,.... para facilitar la toma de decisiones económicas a los demás, ya sea sobre los bonos soberanos, empresariales, etc.

Pienso más como @mistol que los ricos siempre tienen la razón de su costado, vamos la ley de la selva, el más poderoso es el que siempre se la lleva,... aunque siempre queda un poco de esperanza de que ... se aplique la ley "objetivamente", pues pedir justicia a estas alturas...

Roberto Borrás @Robert-RBS Asesoramiento en Inversiones / Estrategia Patrimonial

16 Jan 12
Demasiados intereses en juego... Por desgracia, las agencias de rating hace tiempo que perdieron su prestigio y reconocimiento, no por ello sus decisiones siguen teniendo sus consecuencias e influencia...
16 Jan 12

O si no como plasmaba en el artículo  Hódar: Los valores de solera seguirán subiendo que nos proponía @mariatejero en el resumen financiero del 16/enero: "hay que acostumbrarse a oir a las agencias de calificación como el que oye llover".