La finalidad de este artículo es reflexionar y compartir opiniones sobre una empresa muy interesante, Gilead Sciences. Aunque la había visto en algún portfolio, nunca me había detenido a mirar sus cuentas, hasta que he leído un comentario de @cfindipendente.

Gilead es una biofarmacéutica que se dedica a la investigación y desarrollo de medicamentos innovadores en áreas con necesidades médicas no cubiertas, tal y como puede leerse en su web.

Es una empresa que ha multiplicado capitalización por 75 desde el año 2000. Una de esas inversiones que te puede cambiar la vida, en resumidas cuentas.

No obstante, los mejores años de Gilead parecen haber pasado. Su capitalización es de aproximadamente 168 Billones anglosajones (168.000 millones de $), una cifra enorme. Recordemos que Pfizer, por ejemplo, tiene un valor en bolsa de unos 216 Billones. Supongo que este es uno de los motivos por los cuales el mercado le otorga un ratio P/E de menos de 15 veces los beneficios por acción diluidos de 2014, cifra que baja a unas 11 veces si tenemos en cuenta los resultados de los últimos 12 meses.

Adicionalmente, las malas noticias acerca de la burbuja “Bio” en USA, castigó la acción, aunque ya ha recuperado casi toda esa caída.

El hecho que es realmente sorprendente de esta acción es su enorme capacidad de crecimiento. Pese a su tamaño, los resultados que acaban de ser publicados hoy muestran un incremento de las ventas del 37% en los nueve primeros meses de 2015, y un +69% en beneficio por acción diluido, debido principalmente a menor peso relativo de los costes y a la recompra de acciones.

Como hemos comentado, a los múltiplos de beneficio sobre la información actual, el mercado estima un crecimiento casi nulo para Gilead. Y es aquí donde comienza la parte interesante: ¿Merece Gilead ser valorada como una empresa sin apenas crecimiento? Para reflexionar al respecto escribo mi opinión sobre tres aspectos:

1 - Origen del gran crecimiento del 2015:

A finales de 2014 se lanzó un fármaco llamado Harvoni para combatir la Hepatitis C, que ha generado un brutal incremental absoluto en ventas de 10.5 Billones, compensando ampliamente la caída de Sovaldi. Por lo que veo, ambos combaten la Hepatitis C y Harvoni lo ha canibalizado, pues este último proporciona un tratamiento más barato y de una eficacia cercana al 100%. Ahora mismo, Harvoni representa un 44% de las ventas totales de Gilead. Es obvio que en 2016 los incrementos por este medicamento no deberían ser tan espectaculares, porque la implantación se ha realizado durante este año. Sin embargo, en Japón ha sido aprobado este tercer trimestre, con lo cual aún hay espacio para desarrollo.

Mi opinión, teniendo en cuenta que soy un absoluto inexperto en la materia, es que no parece lógico que las ventas de Harvoni disminuyan en 2016. Es más, siendo un fármaco tan efectivo y con espacio para desarrollarse en algunos países, creo que hay espacio para el crecimiento, y compensar la caída de Sovaldi. También imagino que habrá una protección mediante patentes que evitará que en el corto plazo aparezcan medicamentos similares lanzados por los competidores, aunque esto dependerá de las legislaciones de cada país. Lo que es importante es que tenga protección en USA (especialmente) y Europa, sus principales mercados.

 

Sí que veo como un riesgo tener una cifra tan elevada de las ventas en un solo medicamento, pero como comento brevemente en el siguiente punto, Gilead ha podido lanzar de forma consecutiva medicamentos al mercado que han acaparado un gran porcentaje de ventas, y aún así ha logrado un gran crecimiento sostenido.

 

2 – Pipeline

El I+D y el pipeline de medicamentos es clave para lograr ingresos futuros. Gilead tiene un pipeline amplio, con tres medicamentos en proceso de ser aprobados y hasta siete más en la última fase de desarrollo. No sé qué impacto pueden tener estos futuros medicamentos en sus ventas, y si tendrán tanto éxito como Sovaldi y Harvoni. Lo que sí es cierto y sabemos es que durante los últimos años la empresa ha sido capaz de sacar fármacos al mercado que le han otorgado crecimiento sostenible, y que los gastos en I+D en lo que llevamos de 2015 son 2.257 millones de $, más que el año anterior, y financiados sin problemas gracias al gran crecimiento y rentabilidad de la compañía. Pese a haberse incrementado en casi 450 millones de $, su peso respecto a las ventas ha disminuido (de un 10 a un 9%). El I+D en sí no es una garantía de que habrá éxito, pero sí que es una condición vital para luchar por tenerlo.

 

3 – Estados financieros

Mi opinión es que unos estados financieros tan sólidos, con unas rentabilidades tan elevadas de forma sostenida, denotan algún tipo de ventaja competitiva. En una industria donde existen competidores con una ingente cantidad de recursos, Gilead ha sabido crecer agresivamente y situarse, en un periodo de tiempo relativamente corto, como una de las grandes. Esto evidencia que a lo largo de los años han sabido hacer bien las cosas, encontrando un nicho de mercado y explotándolo. Es lógico esperar que no puedan mantenerse rentabilidades tan elevadas, pero de momento lo ha logrado.

Hay otro aspecto importante, y es que un balance tan fuerte con 22.000 millones en cash y un beneficio que cubre en menos de dos años la deuda, asegura continuidad durante un tiempo de los recursos dedicados al I+D pese a que vengan malos años.

 

A modo de conclusión, veo que tenemos una empresa a la que el mercado le otorga un crecimiento mínimo, que tiene unos estados financieros muy sólidos que le permiten seguir invirtiendo agresivamente en I+D y soportar malas épocas, y un fármaco que representa un gran porcentaje de las ventas actuales que tiene números para crecer en 2016 por su desarrollo en nuevos mercados como Japón. No va a ser un tenbagger por su capitalización, pero puede ser una inversión interesante.

 

Saludos