Siguiendo la estela de intervención en el mercado inmobiliario que en otras ocasiones he comentado, el estado chino está ahora comprando acciones de sus propios bancos a través de su fondo soberano  Central Huijin. 

El intento de parar la sangría en sus acciones vamos a ver si consigue o no su objetivo. 

Noticia completa en el economista