Recomiendo un repaso del gráfico del eurodólar que mostré en la presentación de mi última conferencia en Unience, que podéis ver al final del post.

 


Llama mucho la atención que la cotización del eurodólar esté siguiendo milimétricamente la línea azul pintada dentro del canal bajista que marca la tendencia para los dos próximos años. Yo mismo me he sorprendido al verlo tras las vacaciones.

Es tan bonito que me entran dudas de que pueda durar (… siguiendo ese precepto de Herb Stein que dice que “si es demasiado bueno para durar, no durará”. Pero, si durara, nos encontraríamos en la primavera del año 2015 con un eurodólar cotizando a 1.16$/€ . En ese entorno se produciría previsiblemente el primer retroceso significativo, antes de continuar el euro su depreciación.

La velocidad incrementada de la caída del euro vendría propiciada por las coberturas a las que se lanzarían las empresas que necesiten cubrir riesgo euro y por la utilización del euro para el carry trade. Y todo lo demás que se da por hecho cuando hay momentum. 

A su vez, si todo eso discurriera de esa forma, ¿cómo encajarlo con mi expectativa de Bolsas perdiendo el tiempo durante año y medio más, o sufriendo un retroceso importante?. 

La depreciación del euro suele coincidir el 60%-65% del tiempo con caída de las Bolsas. Pero a la vez, una caída tan fuerte en la cotización del eurodólar se asocia en las explicaciones al uso con una política más laxa del BCE. Lo que, a su vez, debería inyectar más vigor a las Bolsas.

Para mí la contradicción puede resolverse con una caída de las Bolsas USA, donde la proximidad del endurecimiento de la política monetaria terminará por hacerlas retroceder. 

También puede resolverse por acontecimientos geoestratégicos aún más graves que los actuales. O por el agravamiento de éstos.

O, si se es un chartista histórico estricto, simplemente porque toca.

Un saludo

Aquí la presentación que mostré en el evento de Unience: