¿QUIÉN GOBERNARÁ LA PROXIMA RECESIÓN?

Como escribió Dylan Thomas en su libro Under Milk Wood : “To begin at the beginning”…

Mi contestación a la pregunta del título es la siguiente: probablemente, tras un período de dudas y dificultades para formar gobierno, alguien, en Bruselas o aquí, allá para mediados de febrero, propondrá un gobierno de tecnócratas, con duración de un año, para no tener que repetir las elecciones de manera inmediata y poder ejecutar el presupuesto de 2016, que ya está aprobado. Ese gobierno estaría presidido por un técnico próximo al PP, que contara con el apoyo de éste y la abstención de PSOE y Ciudadanos. Puede que para el PSOE esto fuera bastante más digerible que abstenerse si el gobierno lo presidiera Mariano Rajoy.

Probablemente todo esto sea solo hablar por hablar y la solución no se complique tanto.. Hay que reconocer que me estoy saltando varias etapas, por especular algo sobre el tema, dado que es el tema del día…

Pero volviendo a lo básico..

Se acaba 2015 y es uno de los momentos típicos de hacer balance. También un poco de perspectivas, sin perjuicio de volver sobre éstas a comienzos de enero.

Probablemente no tenga tiempo hoy de completar el post por lo que, si se termina de repente, continuaría mañana y así, a riesgo de marear a quien lo lea, habré cumplido con mi promesa a @kalotxa de escribir algo hoy a más tardar.. ;-) También había una promesa a @AndresLlorente

Para 2015, mis pronósticos preferidos eran que el eurodólar llegara a 1,05$/€ y que las materias primas, como contrapartida, siguieran cayendo de precio. Para las Bolsas, mi diagnóstico era que podrían hacer cualquier cosa (con los bancos centrales de “cuidadores del valor”) aunque normalmente mantenía lo previsto en junio de 2014 en la conferencia de Unience: que los índices americanos harían un movimiento lateral del estilo al de 2005. También entre los pronósticos estaba el que el régimen de Venezuela no pudiera soportar un  precio del petróleo tan bajo. Y que el precio del oro, en algún momento, pudiera hacer un movimiento de recuperación que lo llevara un 35% más arriba tras de lo cual continuaría su caída tendencial.

A todo esto, el núcleo central en torno al que giraba todo lo demás, era que los tipos de interés reales de la deuda pública norteamericana a 10 años subirían fuertemente, algo que efectivamente sucedió (subieron casi 0,9% en algún punto) aunque yo esperaba que la subida hubiera sido algo mayor, lo que le hubiera permitido al dólar haber llegado más lejos de donde lo hizo en el mes de marzo (se fue hasta ligeramente por debajo del 1,05$/€), algo con lo que también especulé en algún momento del año...

Pues bien, tras comprobar que los tipos reales del dólar volvían a retroceder, a comienzos de septiembre di por concluido el período de apreciación del dólar, tras seis meses de movimiento lateral en su cotización frente al euro. De momento, parece que ese diagnóstico intra-anual hecho hace tres meses va siendo correcto. Veremos por cuanto tiempo.

La evolución de los tipos reales de la deuda pública de EEUU a diez años se puede seguir en el gráfico de Thomson Reuters Datastream de abajo. Es el astro rey de los mercados de todo tipo. También se ve la comparación con cómo evolucionó en otra época que en ciertos aspectos podría parecerse a ésta:

Gráfico 1

   

Todo esto lo escribo de memoria, sin mirar lo que dije a comienzos de año. Lo haré al terminar de escribir este post para ver en qué medida me traiciona la memoria y el barrer para casa… También de memoria, y sin ir a los textos, sería divertido ver qué es lo que recuerdan los que leyeron mis artículos…

 

Ya mediado el año 2015, también hubo que manifestarse sobre lo que iba a pasar con Grecia y con el euro. Si no recuerdo mal, mi previsión era que para los mercados de cambio no sería un gran problema. Que habría grandes altibajos pero para terminar en nada. También añadí que el resultado del referéndum convocado por Tsipras sería un “petit oui” o un sí raquítico como en el referéndum de Mitterrand en Francia en septiembre de 1992. Aquí me equivoqué aunque un “follower” simpatiquísimo de Twitter, Carlos, @jolufeca dijo que “votaran lo que votaran los griegos el resultado sería un “petit oui”, como efectivamete a la postre sucedió.

Continuará...