Jubadeal

Los mercados tras Cataluña


Escrito 17 Nov

El trance electoral catalán se ha superado de una manera que considero favorable para los mercados financieros españoles. Creo que el hecho de que no se haya producido una victoria en votos de los partidos independentistas abre un período de negociación entre administraciones en el que podría primar cierta racionalidad y pragmatismo. En caso de avanzar, el proceso de independencia tendrá que hacerlo por vías legales. La escasa afinidad de los partidos de la oposición es, probablemente, el punto más débil de este nuevo marco político.

Así las cosas, estamos ante un escenario que aleja, aunque no anula, el riesgo secesionista y que debería de traer cierto sosiego que ayude a mejorar la visión que de España y sus regiones tienen ahora los no residentes. Los inversores extranjeros, consideran también favorable la pérdida de protagonismo de la izquierda radical, lo que se valora positivamente de cara a las próximas elecciones generales. ¿Deberíamos entonces de empezar ya a comprar activos españoles?

Comprar bolsa española  

La bolsa española ha caído casi el 20% desde máximos anuales. Además de la cuestión catalana, algunas de las empresas que más pesan en el Ibex, como Santander y Telefónica, han sido especialmente castigadas por sus intereses en Brasil y han provocado que la caída fuera mayor que en los países de nuestro entorno.

El proceso electoral catalán ha creado una nebulosa que nos ha impedido ver las bondades de la evolución de la economía española y de muchas de sus empresas y que también ha condicionado las compras de los no residentes. Creo que a partir de ahora se van a ir abriendo claros que, de no venir malas noticias de China que amenacen el crecimiento global, van a mostrar que existen en el mercado español buenas oportunidades de compra que deberían llevar al Ibex para arriba.

Además, la lenta pero progresiva recuperación del sector inmobiliario español supone una  palanca de crecimiento para las cuentas de resultados de algunas constructoras e inmobiliarias y, por supuesto, para los bancos españoles tan necesitados de ingresos y que ya han comenzado su particular guerra de venta de hipotecas a particulares.

Comprar bonos españoles

El riesgo del Tesoro español expresado en la prima de riesgo del bono soberano a 10 años ha visto también cómo los inversores han desconfiado de la situación política de nuestro país. El mejor ejemplo de esta situación ha sido la mejora relativa del bono italiano cuya rentabilidad está ahora por debajo de la del nuestro (20 puntos básicos menos), reflejando así la mayor confianza de los inversores hacia Italia y las dudas que España inspiraba, y ello pese a la diferencia de crecimiento económico a nuestro favor.  

A partir de hoy, puede que veamos cómo esa situación comienza a revertirse y los bonos españoles tienden a ir dejando atrás ese lastre del riesgo político. Eso hará que su cotización se mueva más en función de la curva de tipos de interés del Euro y pueda verse favorecida por la que considero inapelable reducción de nuestra prima de riesgo conforme la mejora de nuestro PIB avanza.

Un entorno más propicio  

Si bien en lo político van a sucederse episodios de tensión tras el desenlace electoral en Cataluña, creo que en lo financiero va a imperar la calma y podemos encontrarnos en un entorno cada vez más propicio para los activos españoles cotizados, tanto bonos como, especialmente, acciones. Eso sí, siempre que los chinos lo permitan y Yellen, de una vez, se decida a subir los tipos de interés.


Comentarios