La CNMV ha dejado atrás el lenguaje farragoso y ha bajado al terreno. Así de clara es la advertencia que incluyó ayer en el folleto de venta de las participaciones preferentes que ha lanzado Banesto:

"Este producto ofrece una rentabilidad sensiblemente inferior (en torno a un 0,4% anual, tal y como recogen los informes de valoración incorporados al folleto informativo) a la que en estos momentos están exigiendo los inversores profesionales y cualificados, atendiendo al riesgo que incorpora, e inferior asimismo a la ofrecida por productos equiparables de otros emisores comparables. Por lo tanto, el valor de mercado de este instrumento sería sensiblemente inferior, alrededor de un 6%, a su valor nominal, por lo que si el suscriptor quisiera vender estos valores en el mercado secundario podría perder una parte significativa de su inversión"

Yo todavía voy a ser más claro. Banesto quiere que sus clientes le paguen a 1 euro un producto por el que en el mercado le darían 94 céntimos, con lo que, de partida, sus clientes pierden seis céntimos por cada  euro que ponen, según los cálculos de la advertencia. Menos mal que son clientes...

Esto tiene otra lectura, además. La advertencia del regulador ha sido tan clara que todo aquel que contrate este producto se queda sin excusa si efectivamente sufre fuertes pérdidas. La CNMV ha hecho todo lo que se puede en un mercado abierto y transparente: avisar de que un activo sale tremendamente caro, sobre todo teniendo en cuenta que se están ofreciendo como alternativa a los depósitos en algunas redes, lo cual ya roza la aberración.

Lamentablemente, me temo que Banesto colocará las participaciones aún a estos precios. La penetración de Internet en España sigue siendo relativamente baja y el poder de las redes para colocar lo que toque, aunque no resulte interesante para el ahorrador sino todo lo contrarrio, demasiado alto. Poco a poco iremos cambiando esto y aumentando la cultura financiera entre todos.

Llama la atención esta emisión, después de que hace una semana Banesto hizo lo contrario: a través de su filial Prferentes amortizó unas preferentes pagando el nominal. Tengo que mirarme más por qué ha hecho esto.