Cuando parecía que nos ibamos al 11.000, en un par de sesiones la bolsa ha vuelto a acercarse a los 12.000, tras la subida superior al 2 por ciento de hoy. 

Yo creo que los mercados seguirán subiendo. Por lo menos un poco más. Los grandes bancos centrales y gobiernos mantienen intactos todos sus planes de estímulo y eso supone nadar en la abundancia de dinero, lo cual es bueno para los activos más líquidos, como la bolsa. Además, los datos macro (salvo en España) siguen mejorando, aunque lógicamente con unas de cal y otras de arena.

Este planteamiento me invita a seguir sentado en las acciones que tengo en cartera e incluso añadir alguna que me gusta y se ha quedado rezagada en la última subida. Pero, por otra parte, el cuerpo me pide soltar lastre que no veas. La caída del año pasado fue mucha y la sensación esta de haber recuperado buena parte de las pérdidas me provoca temor a perder lo ganado.

Siendo frío, seguiría invertido, pero si me basara en los sentimientos vendería todo, como sugería el otro día Bolsacom. Y más cuando escuchas a los Soros,  Roubini, Stiglitz (cada día me cae peor) y cía diciendo que la bolsa ha subido demasiado. De momento, voy a moverme según la cabeza y sigo totalmente zambullido en acciones. Aquí mi cartera de valores (los fondos no los tengo agregados por no estar disponibles los bancos en Unience).