Con todos los preparativos del lanzamiento de Unience, se me olvidó contaros que a principios de junio entré en Telefónica. Lo hice a un precio de 15,2 euros, y la convertí en una de mis principales posiciones en cartera. Lo podéis ver en mi cartera pública.

Los motivos: me gustaron mucho los resultados que publicó del primer trimestre, muy sólidos con lo difícil que está todo, y que siga apostando por remunerar al accionista, tal como dijo recientemente.

Además, no está teniendo ningún problema en hacer refinanciaciones de deuda, lo que supone un plus en un entorno de crédito como el actual.

Desde la compra, la cotización ha ido fenomental. Ahora ronda los 16,2 euros. Desde luego, la sigo manteniendo en cartera porque creo que para el momento actual se trata de un buen valor.