En la tragicomedia-drama-tragedia griega acabamos de tener novedades. Como publica @andresllorente Tsipras ha enviado una nueva carta a Bruselas, en la que ahora dice que sí aceptarían la propuesta que el viernes consideraba ofensiva y humillante, y por la que en teoría convocó el referendum.   Sólo pide algunas concesiones a cambio, que no parecen gran cosa como para frenar un acuerdo y que podéis leer en el post de @andresllorente.

En fin, podría ser el primer paso para llegar a un acuerdo. De momento, los ministros de Finanzas de la eurozona han retrasado al cierre de mercado su reunión de hoy, para analizar con calma la carta.

Aunque estoy convencido de que ahora, para que lo haya, Bruselas exigirá por escrito a Tsipras un documento en el que se comprometa a apoyar el sí en el referendum del próximo domingo... O a desconvocarlo. A mi juicio, el único error posible de Bruselas con este tema sería enrocarse en que se desconvoque el referendum, esto daría alas al discurso más populista. 

Si Bruselas no comete el error y se 'conforma' con que Tsipras cambie su consejo al sí, el primer ministro griego tendrá en cualquier caso un problema muy gordo en casa. Le resultará muy difícil de vender el acuerdo entre sus socios, por los pocos cambios que implica. Y, además, ha sometido a la población griega a una semana de corralito, ha convertido a la república helena en país moroso y ha generado todavía una mayor división social.

Imagino que estará manejando encuestas que apuntarían a una victoria del Sí a la propuesta de Bruselas, porque de lo contrario cuesta entender este giro que le deja en muy mal lugar... Especialmente entre sus socios de Gobierno.

En fin, desde el punto de vista de los mercados, buenas noticias este nuevo acercamiento. Las bolsas han reaccionado con subidas, con el Ibex de nuevo cerca de los 11.000 puntos y la prima de riesgo a la baja. El Euro Stoxx todavía sube más, cerca de un 2,2%.
 


¿Todo está arreglado ya? Ni mucho menos, igual esta tarde envía una nueva carta Tsipras diciendo que ahora no, luego otra que sí... Y así sucesivamente. 

El siguiente paso clave en este esperpento, ya sabeis: que Tsipras pida el sí en el referendum o que los desconvoque.

Seguiremos viendo días de enorme volatilidad. Hasta que haya un acuerdo firmado... Y aun así, veremos si vuelve a cambiar.