Siempre he pensado que el mercado nunca va a hacer lo que la mayoría piensa que hará: eso ya lo ha hecho. Es decir, si la mayoría piensa que hay que esperar un recorte fuerte desde los niveles actuales para entrar, probablemente eso ya ha ocurrido. Esperamos que se repita lo que ya ha ocurrido. Y digo esto porque he escuchado y conversado en los últimos días con bastantes inversores y analistas que siguen diciendo que no debemos fiarnos de las subidas, que el rebote ha sido demasiado vertical y hay que corregir. Recuerdo tener esta misma sensación cuando empezó la reacción de 2003. Yo, esta vez, no me he quedado esperando que la subida se normalice y sea fácil entrar. Como dijo el otro día Carlos Doblado en Bolsalia, cuando eso ocurra será cuando más peligroso sea entrar en mercado, cuando más probabilidades habrá de recorte. Mientras todo el mundo recomienda proudencia, el Ibex ha pasado de 6.700 a 8.500 puntos. Yo, durante este tiempo, he ido aprovechando para hacer cartera. Las ganancias de las últimas compras ya son fuertes en Google, CVRD, Rovi o Alba. Mientras sigo en rojo en Vidrala, Iberdrola y Repsol. De momento no cierro nada, sigo dejando correr los precios, pero muy atento a la espera de que vuelva el optimismo y convenga empezar a cerrar.