Lemming

Socio - Director en LeBris EAFI

Asturias. Asturias. ESPAÑA.

AAA veces me pregunto: "to B or not to BBB?"


Escrito 10 Jan 13

Riesgo de mercado y riesgo de crédito son dos variables a tener en cuenta a la hora de valorar la inversión en renta fija privada. El primero está relacionado con el impacto negativo (positivo) que tendría sobre el precio de un bono una subida (caída) de los tipos de interés. Este impacto será más intenso cuanto mayor duración tenga el bono. Por su parte, el riesgo de crédito está relacionado con la probabilidad de que el emisor no nos pague los cupones o el principal.

Con el tipo de intervención del BCE en mínimos históricos, y con  pocas ganas de seguir bajando (hoy Draghi en rueda de prensa), el riesgo de mercado es claramente asimétrico cuando contemplamos un horizonte de medio plazo: poco margen para bajar y mucho para subir. Por su parte, el riesgo de crédito, muy vinculado con el ciclo económico y empresarial, podría continuar mejorando en los próximos meses, toda vez que (1) se confirme la estabilización del fondo macro en los próximos indicadores adelantados de actividad y (2) continúe la reorientación de flujos desde curvas de deuda núcleo a las periféricas.

Con todo, parece razonable posicionar las carteras en emisores periféricos, cupones elevados y  rating entre BBB - B. Y es que con la deuda corporativa de grado de inversión cotizando en mínimos históricos (TIR) esperamos un desplazamiento de flujos hacia emisores en el rango BBB - B. En el gráfico dibujamos la rentabilidad ajustada por riesgo de mercado (duración), y es en este segmento donde el apuntamiento sugiere una cierta remuneración por unidad de duración asumido.




El riesgo de duración (o de mercado) podría ir ganando peso a medida que avanza el año y se estabilice el entorno macroeconómico europeo. En este escenario, no sería recomendable estar expuesto a emisores con TIR baja y duraciones altas, es decir, emisores que una baja rentabilidad ajustada por riesgo de mercado.
 

 

Comentarios (0)