Nuestro modelo esperaba un -1,5% y el Eurostoxx acumula un +16% en los últimos seis meses. La rentabilidad a seis meses vista que el modelo estima para la renta variable del área euro lo hace a través de un análisis estadístico de tres variables: (1) pendiente curva de deuda alemana, (2) diferencia entre la rentabilidad por dividendo y la TIR deuda 10 años Alemania, (3) ratio precio / valor contable. El resultado del modelo es el área gris de este primer gráfico, y nos dice la rentabilidad que espera del Eurostoxx en los próximos seis meses (ex – ante). La línea negra es la rentabilidad que ofreció el Eurostoxx en esos seis meses (ex – post), y se puede apreciar una relación más que aceptable entre lo que adelanta el modelo y lo que efectivamente hace el mercado. Pero hay ocasiones en las que hay una desviación significativa. Como en estos últimos meses, cuando el modelo apuntaba a una renta variable plana y se ha encontrado con un +16%. Las flechas naranjas del gráfico señalan esas desviaciones, y se produjeron durante la formación del techo de 2006-07 y en las correcciones de los rebotes de 2001-02 y 2009-10.  Veamos con algo más de detalle la situación actual, donde el modelo apunta a un primer semestre complicado (rentabilidad esperada del -12% a seis meses vista, círculo rojo en gráfico).

En el segundo gráfico está el Eurostoxx y destacados (área roja) los momentos en los que el modelo recogía un entorno como el actual, esperando caídas superiores al -10% en una ventana temporal de seis meses. Vamos a centrarnos en el mercado alcista que parte de los mínimos de 2009, con un claro desarrollo de máximos/mínimos crecientes que unimos con las líneas azules. Destacar que los puntos de giro desde máximos dentro de este canal siempre los ha detectado el modelo de retorno esperado a corto plazo (área roja).  Y esa señal de alerta es la que observamos actualmente en nuestro modelo.

Quizá la llegada a la parte alta de ese canal alcista, junto con la señal de alerta de nuestro modelo, sea la excusa para (1) tomar beneficios en zona de resistencias, (2) limpiar sobrecompras técnicas, (3) acelerar las caídas en cotizaciones.  El resultado final podría ser una corrección superior al 10%. Una corrección, en nuestra opinión, dentro de un mercado alcista que daría el inicio a la última fase de ese ciclo alcista que arrancó en marzo de 2009.