En el post del “Interruptor ON/OFF” proponíamos un proceso de toma de decisiones de inversión basado en uno de nuestros monitores: Evolución del Pulso Ciclo Económico Global. Así, dependiendo del estado del mismo (aceleración o desaceleración) tendríamos una cartera sobreponderada en bonos o en acciones.

En esta entrada del blog nos vamos a apoyar en otro de nuestros monitores (Temperatura del Eurostoxx) para implementar un proceso de toma de decisiones que nos ayude a gestionar la exposición a bolsa europea. En el apartado “Monitores” de nuestra web explicamos la construcción y detallamos la evolución de este indicador.

Tan solo recordar que la “Temperatura del Eurostoxx” es un análisis combinado de 5 variables relacionadas con (1) el sentimiento de los inversores y (2) la valoración del Eurostoxx, con el que monitorizamos el movimiento pendular de las cotizaciones de los activos financieros. Los extremos de este movimiento pendular están caracterizados por (a) sobrevaloración / infravaloración, (b) euforia / depresión y (c) actitud frente al riesgo.

El objetivo es identificar entornos favorables para tomar posiciones compradores (largas) o vendedoras (cortas o bajistas). En el siguiente gráfico está la evolución semanal, desde junio de 2015, de este indicador.

Si aplicamos las lecturas del termómetro a una gestión semanal del Eurostoxx, tomando posiciones largas o cortas en el momento e intensidad que indica el modelo, el resultado sería el siguiente:

LeBris Eurostoxx: +6% en 2016; +9% los últimos 12 meses (a 30 de junio)
Eurostoxx: -10% en 2016; -17% los últimos 12 meses.

 

En nuestra labor como asesores principales de GESTIÓN DEL CICLO FI (Gesiuris) y LEBRIS GLOBAL STRATEGY FI (Renta 4) utilizamos, entre otros análisis, este “termómetro” en los comités de inversión con los respectivos equipos gestores.