Durante las primeras semanas de enero nuestro modelo de rentabilidad estimada a 6 meses vista del Eurostoxx se situó en el -12,7%, niveles que no observábamos desde enero de 2011. Y es una alerta a tener muy presente dada la estrecha correlación que observamos entre los retornos estimados por el modelo y la evolución posterior de la renta variable.

Así, como se puede observar en la tabla inferior, cuando la rentabilidad estimada por el modelo se sitúa en el rango actual (entre -10 y -15%), lo cual se dio en 65 ocasiones en el período 2000-2014, el Eurostoxx pierde, en media, más de un 15% en los seis meses siguientes.  Por el contrario, cuando el modelo alerta de retornos superiores al 10%, efectivamente se observa una evolución positiva en los seis meses posteriores.

 

 

Veamos con detalle la evolución del mercado en las semanas posteriores a una alerta GdC del -12%. En el siguiente gráfico está la evolución, en base 100, del Eurostoxx desde que nuestro modelo alertaba de un potencial del -12% en diferentes fechas. En todos los casos el índice estaba cotizando en niveles inferiores 30 semanas después. Cuando hacemos la media (gráfico derecho) se aprecia que es a partir de la semana 13 (a contar desde la activación de la alerta) cuando se acelera la caída en las cotizaciones después de varias semanas en desplazamiento lateral.

S i extrapolamos este comportamiento a la situación actual del mercado, y teniendo en cuenta que la alerta del modelo se activó en la primera semana de enero, situaríamos entre la última semana de marzo y primera quincena de abril la potencial ventana de fuerte inestabilidad. De vez en cuando la historia se repite, pero casi siempre rima.