Luis Allué Bellosta

(Luis1)

Dermatólogo de Barcelona

ESPAÑA.

!AUSTERIDAD Y AHORRO!


Escrito 28 Apr 12
Ser capaces de vivir austeramente en un entorno de abundancia es un reto importante y un valor a trasmitir a las futuras generaciones. Despilfarrar aquello de lo que muchas personas carecen es inmoral. Tener acceso no equivale a tener derecho a usar inadecuadamente los recursos. No permitamos que nuestros hijos derrochen, porque se habituarán, con ello, a conducirse de forma egoísta en otros campos y circunstancias, abusarán de los recursos, de las palabras, de las personas, desperdiciarán oportunidades, agotarán los medios y crearán un mundo menos justo y solidario.  
        Empezaba a odiar el  ahorro y el interés compuesto, miraba y remiraba su paquete de chicles y éstos le parecían demasiado caros.
       -Aclaremos una cosa, inmersos en esta devastadora crisis son muchos los que  afirman que hay que gastar más -sin importar en qué-, que debemos consumir indiscriminadamente  para incentivar la producción y disminuir el paro –apuntó Alicia.
       -No todos defienden esa falacia. Para gastar más –siguiendo esas tesis Keynesianas- no se les ocurre nada mejor que imprimir ingentes cantidades de dinero que –al no estar soportadas por el patrón oro- provocarán un aumento de los precios y una disminución del poder adquisitivo de los ciudadanos. Keynes alegaba que para salir de las recesiones había que aumentar el gasto público, aunque se contratara gente para enterrar botellas que luego otros debían desenterrar. ¿Crees que eso genera riqueza?
       -Por ese motivo Ben y Warren me dicen que compre acciones –interrumpió Alicia-, porque el dinero valdrá cada vez menos. ¿No es así?
       -¡Justo!, por eso mismo –certificó Dale. Y además ofrecen ese dinero a unos intereses –impuestos a golpe de decreto- extremadamente bajos, con la finalidad de que nos endeudemos aún más. Fomentar más deuda -cuando ésta ha sido la principal causa  de la actual crisis- es una medida genial. ¿No te parece? –añadió Dale, con sorna. No te sientas mal ahorrando, ahorra todo lo que puedas, porque con ello contribuirás al futuro y sano crecimiento de las empresas. El ahorro es fundamental para generar inversión, eso lo defendió Hayek, premio Nobel de la escuela austriaca de economía. Fabricar más dinero, de la nada -sin aumentar los factores productivos que generen una riqueza real y sostenible en el tiempo- provoca una hiperinflación empobrecedora. Aunque no te lo creas, es en las burbujas expansivas donde se destruye la riqueza, en esos booms desaforados todo vale, cualquier inversión y proyecto, por inútil que sea, puede dar beneficios iniciales. Es en las crisis, en los craks, cuando todo vuelve a su orden lógico, saliendo reforzados los proyectos empresariales sanos y viables y hundiéndose los que sólo vendían humo. Como decía Buffett, “sólo cuando baja la marea sabemos quien se bañaba desnudo”. Si el omnipotente Estado fiscalizador (mediante subsidios y rescates indiscriminados) ayuda y rescata a esos negocios absurdos, penalizará aquellos sectores productivos rentables y con ello perpetuará y acentuará la crisis. El intervencionismo estatal es nefasto, la libertad de mercados, en cambio, sí conduce a la prosperidad. Los bienes son limitados y una redistribución injusta y coercitiva amparada por ese Estado justiciero implica premiar a los malos castigando, necesariamente, a los buenos. Los Estados -con políticas de expansión crediticia y agresivas medidas fiscales confiscatorias- distorsionan los modelos de negocio futuros y generan incertidumbre e inseguridad en cuanto a la toma de decisiones eficientes. Como afirman Braun y Rallo: “La gran recesión fue producto no de la desregulación o la codicia, sino del excesivo intervencionismo del Gobierno sobre la moneda, la banca y los mercados financieros”.  (Luis Allué Bellosta)
       

Comentarios (9)

28 Apr 12

Estimado Luis.


No puedo estar más de acuerdo contigo y, la verdad, me dejas poco que
decir porque suscribo totalmente tu 


opinión, la "prueba del 9" es que es políticamente
incorrecta, es decir, totalmente ajustada a la realidad que 


vivimos.


Que hay que volver a la cultura del esfuerzo, muchos lo dudan o lo
niegan sin ningún rubor, son los que 


son aquellos que viven de los subsidios y subvenciones que pagamos
los demás habida cuenta que nada es 


es gratis, ni siquiera la Sanidad Pública por mucho que nuestros
políticos, o mejor dicho, nuestra 


"clase política" se empeñe en asegurar con solemnidad.

Por comodidad hemos dejado que el Estado se entrometiera en
funciones que no le son propias olvidando

que su papel es meramente subsidiario de la actividad de la
sociedad civil. Hemos de recuperar ese

protagonismo que hemos permitido con nuestra comodidad, no ha
través de ninguna revolución violenta, sino

a través de la cultura del esfuerzo.

Me llama poderosamente la atención las críticas a la Canciller
alemana Angela Theodora Merkel cuando

lo que exige, con razón sea solucionar el problema de la deuda. Se
le echa en cara que ello perjudica el

crecimiento... y me acuerdo entonces de Benjamin Franklin que decía
"más vale acostarse sin cenar que 

levantarse con deudas"...Primero, será lo primero, pagar a los
acreedores y no volver a malgastar en 

tonterías keynesianas  felizmente superadas por la Escuela Austríaca.

Hay que devolver el dinero a los acreedores y luego crecer, con
esfuerzo se puede. Lo que está claro es

que no se puede acelerar y frenar al mismo tiempo.

Luis1 Dermatólogo de Barcelona

28 Apr 12
@Sun_Tzu:

Gracias Rafael por recordarme la cita de Franklin, eres de los valientes
que en tiempos difíciles asume que debemos ser siempre enteramente
responsables de nuestros actos y nuestras decisiones financieras. Estoy
convencido que -tal como bien afirmas- los Estados deberían reducirse a
la mínima expresión, ya que los estados y las instituciones son, por
definición, ineficientes. El movimiento de los indignaos pide más
intervención estatal y más nacionalización de los Bancos ignorando que
han sido las cajas de ahorros gestionadas y dirigidas por instituciones
públicas las que más han dilapidado el capital.  Churchill decía que “
el socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de los
ignorantes, la prédica de la envidia, su misión es distribuir la
miseria de forma igualitaria para el pueblo”,

yo creo que hay socialismo de izquierdas y de derechas, la diferencia
no es mucha. 

Lo que no es justo, ni recto, ni debido es la coacción y la
intimidación del poder y su constante empeño en recortar los derechos
de los ciudadanos, alegando que él sí sabe lo que mejor conviene a sus
súbditos. Esa soberbia de las autoridades, esa prepotencia de los
poderosos, esa pasión por controlar, dividir, enfrentar, moralizar,
asustar, imponer, organizar, prohibir, vigilar, multar, recaudar, eso
es pecado”

  (Rodríguez Braun-Rallo).

Pido disculpas si alguien puede sentirse ofendido por mis palabras,
naturalmente son opiniones personales.

augur En eterna búsqueda y cambio

28 Apr 12
La economía, el poder y la política van intimamente unidas pero, a
veces, creo que, empezando lógicamente por mi, este
foro quizás lo estemos politizando un poco.

Yo lo que quiero es encontrar en este foro la forma de ganar dinero,
o por lo menos de no perder poder adquisitivo :-) y es que a veces
parece que estamos en el concilio de Nicea.


mariatejero Enredadora social y financiera

30 Apr 12
@Luis1 precisamente en Alicia decías algo que me encantó, y era que
Buffett es el hombre más rico por sus elevadas donaciones, es decir, no
tanto por lo que tiene sino por todo lo que no necesita.

Luis1 Dermatólogo de Barcelona

30 Apr 12

@mariatejero:


Así es, no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita,
por eso para mí, con independencia de la revista Forbes, Buffett será
siempre el hombre más rico del mundo, y como tal figura en mi libro.


Algunos pueden pensar que si  Buffett quiere donar todo su
patrimonio, por qué no lo hace de golpe y de una vez, la respuesta es
que ese dinero genera y generará, espero que por muchas decenas de
años, un flujo de caja inmenso, en teoría las donaciones de Buffett
serán eternas.


1 May 12
Tal vez a lo largo de la historia del intervencionismo estatal se han
cometido errores muy graves que han afectado al conjunto de la economía.
Pero no se puede negar que, a pesar de que a modo teórico
el liberalismo económico suene ideal, en la práctica nos ha llevado a
situaciones más injustas y codiciosas de lo que podríamos esperar. Es en
estas situaciones en las que desde mi punto de vista, al igual que el
liberalismo económico precisa de un estado de derecho que asegure el
marco de desarrollo de libre mercado, en la economía hace falta un
estado regulador que vele por los intereses de aquellas personas que
no están siendo atendidas por los mercados. La medida de este papel es
lo más discutible en este caso, pero la necesidad de su existencia es
innegable.

Luis1 Dermatólogo de Barcelona

1 May 12
@l_Eguskiza. Las situaciones injustas y codiciosas, como usted afirma,
no han sido provocadas precisamente por personas e instituciones
liberales. Gracias por su intervención en este post. En mi caso me
considero liberal y no soy codicioso, la definición de codicia es de lo
más complejo.
1 May 12
@Luis1 No pretendo molestarle con mi intervención, y lo siento si ha
sido así. En ocasiones, tal vez debería callar y escuchar a gente que
como Vd. tiene mucha más experiencia que yo. Solo le digo que
ojalá pudiésemos confiar en el buen hacer de las personas, y no
encontrar situaciones tan abusivas como las que aquellos que, bajo la
bandera de la desregulación, nos ha llevado a afrontar en los últimos
años. Si todos fuesen como usted liberales pero no codiciosos yo mismo
opino que el sistema liberal funcionaría.
2 May 12
... los Estados deberían reducirse a la mínima expresión
.

 

He escuchado esto repetidamente en el tiempo que llevo siguiendo
unience. Es cierto que se han dado razonamientos bien fundados y, en
cierta medida, convincentes. El problema es cuando lo queremos concretar
y empezamos a ilustrarlo con ejemplos.

 

¿Debe el Estado ---siendo tan ineficiente--- organizar un sistema de
educación pública? ¿Y de sanidad? ¿Y de justicia? ¿Y de transporte? ¿Y
de cultura? ¿Y medioambiental? ¿Y deportiva? ¿Cuerpos de seguridad? ...

 

Seguro que me podrán indicar montones de ineficiencias que se producen
en estos ámbitos públicos todos los días, pero ¿imaginan que se
transpasaran en exclusiva al interés privado? ¿Por qué no? ¿No habría
ineficiencias? ¿Funcionarían igual de bien para todo el mundo?

Créanme, intento entenderles, aprender, ampliar mi visión ..., pero no
lo consigo.