Lo recuerdo como si fuera hoy, recuerdo el entusiasmo con el que Marco me hablaba de Blackberry, allá por el verano de 2012;  fueron varios los cafés value que tomamos juntos y en todos ellos, invariablemente, surgía una compañía tecnológica olvidada y repudiada por el Mercado. BBRY cotizaba a unos 6,5 $ y Marco, erre que erre, con un entusiasmo propio de quien descubre un tesoro, como si de un niño se tratara -abriendo su regalo de cumpleaños-, me insistía, una y otra vez, que estábamos ante una gran oportunidad.  Y yo, naturalmente, como analfabeto tecnológico que era y que soy, busqué la opinión de gente entendida, pero todo el mundo me desaconsejó esa inversión, Blackberry era una empresa muerta con una tecnología obsoleta y unos aparatos anticuados, como así lo atestiguaba la olvidada blackberry de mi hijo.

¿Y qué hice?  Dar mi primera órden de compra a 6,5.  ¿Por qué lo hice? Porque dos grandes inversores, Prem Watsa y Marco Lanaro estaban dentro de la compañía, porque siempre me han gustado las causas "perdidas", siempre he tenido la tentación de llevar la contraria a la gran masa y porque los razonamientos que Marco me daba eran del todo convincentes. Estamos ante una inversión asimétrica, me decía, podemos perder poco o nada y ganar mucho. Evidentemente Blackberry cumplía la primera regla de Buffett, la que dice que lo primero es no perder dinero.

No están tan lejos los resultados del tercer trimestre de 2013 en los que BBRY reportaba unas "pérdidas" de 4.400 millones , no están tan lejos los meses en los que se quemaba la caja de la compañía por miles de millones.

No hace mucho el CEO de BBRY, John Chen dijo:

"Tengo la certeza de que vamos a sobrevivir como empresa" (...)

Más recientemente añadió " BBRY ha sobrevivido, ahora tenemos que empezar a crecer..."

Parece que en el último trimestre la caja se ha reducido en tan sólo 56 millones. Se han vendido inmuebles no estratégicos, se ha reestructurado la plantilla y, por fin, el nuevo management está abandonando la absurda guerra perdida de la fabricación de móviles, para centrarse en dar servicios de software y de seguridad a las empresas.

Recuerdo como @cfindipendente me insistía que el moat de BBRY era la seguridad, algo que cada vez se valorará más en el futuro, y BBRY es la mejor preparada para ello.

No sé si la cotización ha subido por los contactos de la compañía con Lenovo, con Xiaomi o con Samsung, no sé si sube por su posible expansión en India y en China, no sé si sube por cierre de cortos, la verdad es que no lo sé ni me importa. Lo que sí sé es que no sube porque haya roto determinada resistencia sino por el valor que atesora, oculto, la compañía.  Atrás quedan los 9 $ ofrecidos por Watsa.  Lo que sí sé es que quien quiera comprar mis acciones de BBRY tendrá que pagar bastante más de los 12 $ a los que ha cerrado hoy (máximos de 52 semanas). 

Por otro lado, sí parece que la tendencia está cambiando y ahora algunos analistas están dando recomendación de compra dado que los riesgos de quiebra parece que se están reduciendo, teniendo en cuenta, además, que BBRY tiene todavía tres mil millones en caja. Y yo les preguntaría a esos seguidores de tendencia si no es más arriesgado comprar la compañía a 12 que a 6,5...,   reflexionen sobre ello, señores.

Gracias Marco.