Hoy he recibido un mail fantástico de @cfindipendente. En escasamente una treintena de líneas (generosas, por estar escritas con el móvil) se apuntan sucintamente, apenas esbozados, una serie de conceptos sobre value investing que no por sabidos, deben dejar de recordarse.

Dada la importancia del mensaje que Marco me transmite, pienso que sería bueno compartir con todos ustedes algunas de esas reflexiones, naturalmente tamizadas por mis propios "prejuicios value". Se alega que el value investing es bueno y es útil porque no funciona siempre, pero lo curioso es que estadísticamente sí funciona y son muy pocos los que se aprovechan de ello.  Y me dirán ustedes que si un método de inversión funcionara siempre sería copiado, absolutamente, por todo el mundo. Pues que quieren que les diga, son pocos los que están dispuestos a ser disciplinados y pacientes, esperando a que el tiempo les dé la razón.  ¿O es que piensan ustedes que el  señor mercado tiene que validar nuestras inversiones a las primeras de cambio, en apenas unas semanas o meses? En ocasiones deberemos esperar años. Ciertamente, a veces, como le ocurrió a Pabrai con Horsehead, surgen cisnes negros que destrozan nuestra inversión y la llevan a cotizaciones cercanas a cero. Los cisnes negros pueden ser fábricas que no funcionan pero también políticos ineficientes. Sí, también hay cisnes negros populistas que destruyen cualquier tesis inversora, por muy racional que ésta sea. ¿Piensan ustedes que Prem Watsa no fue racional cuando invirtió más de 400 millones de euros, pagando cada acción a más de 30 euros  y comprando una cantidad similar, dos años después, a poco más de un euro, para ver como en unos pocos meses esa nueva entrada caía otro 75%? ¿Es una inversión que cae más de un 99%, una inversión errónea? Parece evidente que es una inversión, como mínimo, desafortunada en el timing;  pero Watsa es un maestro protegiendo el capital de sus accionistas, lo cual nos debería inducir a pensar que esos grandes inversores, como el propio Watsa o Buffett, tienen un horizonte temporal mucho más prolongado que el nuestro, y lo que nosotros vemos como un error que puede fundir nuestro capital, ellos lo contemplan -con un pensamiento de segundo y de tercer nivel- de una forma bien diferente. Esos gigantes del value están dispuestos a acompañar a la empresa los años que sean necesarios como para dejar que el tiempo reconozca su valor justo.

Evidentemente son muchos los errores que ha cometido Buffett, pero de todos ellos ha aprendido y han bastado unos pocos aciertos para convertir 100$ en 1.500.000$, en apenas 50 años. La clave, como me apuntaba Marco Lanaro en su excepcional mail, es que esos errores no nos descapitalicen lo suficiente como para no poder seguir aprovechándonos de la generosidad del interés compuesto con el resto de nuestras inversiones ganadoras. Buscar inversiones asimétricas en las que nuestras ganancias puedan ser muy grandes y nuestras pérdidas pequeñas o, como mínimo, asumibles por el resto de nuestras posiciones, es una buena idea.

"Estamos buscando siempre esas inversiones asimétricas que tengan las probabilidades a su favor, y una de las pocas cosas que podemos controlar es el horizonte temporal, para que esas probabilidades se realicen y creen valor para nosotros".  (Marco Lanaro)

Así pues, tengan paciencia.

Este artículo está dedicado a una futura value investor:   Para Bianca.