Son fechas para recapitular y mirar al futuro pero...

“Si alguien le dice que sabe cuál es la mejor asignación futura, asienta lentamente, retroceda unos cuantos pasos, dése la vuelta y corra como alma que lleva el diablo”, son palabras de William Berstein. Los expertos Le continuarán persiguiendo con sus predicciones pero no olvide que nunca podemos tener la seguridad de saber cuáles serán las operaciones ganadoras, aunque algunos sí parecen saberlo.  Buffett ya lo advirtió, en muchas empresas y sociedades de inversión “el jefe lanza la flecha para luego, rápidamente, pintar la diana alrededor de donde fue a parar”.

Dentro de un año se habrán olvidado esas predicciones, pero en el caso de que no hayan sido muy afortunadas siempre podemos rescatar la cita de Joseph Heller: “El destino es una buena casa cuando todo te va bien, cuando eso no es así, no se llama destino, se le llama injusticia, traición o simplemente mala suerte”.

Naturalmente como dijo Benjamin Graham, el análisis debe ser perspicaz, no profético. Los hay, hay excelentes analistas de valores, pero el problema es que la mayoría de ellos no hacen predicciones, por eso he colgado un cartel, muy cerca, donde pueda verlo todos los días por si se me olvida el mensaje;

“No preguntes a los analistas, ellos tampoco lo saben”.