Voy a refrescar algunas de las líneas que en su día escribí en esta red de inversores, dado que últimamente he leído varios comentarios de usuarios, con grandes conocimientos, argumentando que para obtener más beneficios debemos asumir más riesgos.

Nos han mentido. Siempre lo han hecho y lo seguirán haciendo. Nos han mentido en las escuelas de negocio, en las entidades bancarias  y en las asesorías de inversión.  Desde siempre nos han inculcado que si queríamos tener más plusvalías debíamos asumir más riesgos. 
El riesgo no está en la volatilidad de las acciones en el corto plazo, el riesgo radica en no saber lo que uno hace, en no fijarnos un horizonte de inversión lo suficientemente amplio,  en no entender en qué estamos invirtiendo y en no evaluar correctamente el precio que pagamos en relación al auténtico valor de los activos que adquirimos. 
A mi entender las acciones son los activos con menor riesgo -siempre a largo plazo- porque son los productos de inversión que más rentabilidad ofrecen. Así ha sido siempre y así seguirá siéndolo porque las empresas ganadoras ofrecen bienes y servicios necesarios a la población.  La historia, aunque no se repite, rima. Y las cuatro palabras más peligrosas en bolsa son pensar que "   esta vez es diferente  " . 
Tras muchos meses de subidas del Ibex35 y de los mercados internacionales  parece que el miedo se va diluyendo, ya se empiezan a lanzar OPAs, ya se fusionan muchas empresas y algunas se animan a salir a cotizar a bolsa. El horizonte se ve algo más despejado y ya se evalúan los indicadores macroeconómicos con más optimismo. 
Todo parece jugar a favor de la Renta Variable:  ¿Dónde obtener algún rendimiento cuando la renta fija y los depósitos están dando intereses pírricos? Además las empresas se están financiando a bajos intereses, han reducido sus costes laborales y el viento parece soplar a su favor con amplios márgenes de beneficios, (aquí habría que hacer un inciso recordando la pelibrosa reversión a la media).

Sinceramente, siempre he pensado que en el largo plazo lo mejor es estar invertido en buenas compañías, con independencia del contexto macro. No dudo de que es un buen momento para adquirir acciones, siempre lo es, sobre todo si elegimos a las acciones que van a sobrevivir en los próximos decenios, pero dicho eso, se lo crea o no, el riesgo es mayor ahora, en el 2015, que en el 2009, porque el potencial de revalorización de las acciones es, a día de hoy, menor.  Un inversor en el 2008 podría ser considerado por muchos analistas como un temerario ya que el contexto macro y la tendencia eran claramente negativos; pero deberíamos considerar que no hay productos de inversion ajenos al riesgo y que, en el fondo, el riesgo no es inherente al producto comprado sino al precio pagado por él.

Piense que cuando alguien adquiere bonos de los Estados, por muy solventes que puedan parecer (cosa discutible), y los está adquiriendo al 1%, está pagando un PER de 100 (gracias @cfindipendente, por recordármelo). Naturalmente si se espera a vencimiento ese será el precio, si especula con ellos pensando que alguien va a pagarle más, por esos bonos, el próximo año, eso es otro tema. Si alguien, siguiendo la teoría del tonto mayor está dispuesto a pagar un PER de 150, pues hasta es posible que gane dinero, pero piense en el riesgo que está asumiendo con esa especulación.

"Los inversores persiguen inversiones con cada vez más riesgo para obtener pequeños beneficios. Se encuentran recogiendo moneditas en el trayecto de una apisonadora. Durante un tiempo esto puede parecer divertido, pero al final se convertirá en algo sumamente desagradable". ( John Mauldin y Jonathan Tepper).

También es posible invertir, de nuevo, en inmuebles (después de todo no parecen ahora tan caros) pero haga números y verá que si alquila una vivienda y obtiene un 2,5% de retorno sobre el capital invertido, está usted pagando un PER de 40.

Si a usted le parece que la renta fija tiene sus riesgos y no quiere especular (o no se quiere complicar la vida con bienes raíces), siempre puede prestarles dinero a los bancos en forma de depósitos, pero tenga en cuenta que si obtiene un 2% anual (es usted muy afortunado) está pagando un PER de 50, y procure no sobrepasar el límite de 100.000 euros por titular y entidad financiera, por si las moscas.

Si invierte en un monetario (esos fondos seguros) para ahorrarse el pago de impuestos, recuerde que un monetario de Banco Madrid ha perdido (a la espera del concurso de acreedores) aproximadamente un 15 % de su valor, al haber invertido en depósitos del propio banco. Hay que puntualizar que la garantía de los 100.000 euros es para el titular, que en este caso es el fondo, no para cada uno de los partícipes.

Difícil coyuntura para el ahorrador/inversor.  Piense en invertir en su propia formación y en la de su familia, piense en disfrutar de la vida y si le sobra algo haga sus números, pero recuerde que el riesgo es inherente al precio pagado y que -en el largo plazo- a mayor riesgo no hay más beneficio sino más pérdida.

Mucha suerte en su estrategia inversora.