Luis Allué Bellosta

(Luis1)

Dermatólogo de Barcelona

ESPAÑA.

¡VAYA ESTIRADA DE OREJAS!


Escrito 22 Nov

No se centren en batir al mercado sino en tratar de encontrar discrepancias entre precio y valor.  Esa es una idea de Warren Buffett, y me la ha recordado Blanca Hernández en sus notas de la reciente conferencia conmemorativa del aniversario de Berkshire.

El ser humano necesita marcos de referencia y los precisa en cualquier ámbito de su vida. Decimos que ha sido un invierno gélido por compraración con otros inviernos, con independencia del frío que hayamos pasado. Tendemos a compararnos con los demás, tanto en los aspectos intelectuales como en los materiales, sin que ello nos etiquete obligatoriamente como envidiosos. Si la casa del vecino es mucho más grande y bonita que la nuestra es casi seguro que nuestro hogar nos parecerá peor que si nuestro vecino tiene una barraca. Por el mismo motivo una subida de sueldo no nos hará muy felices si a nuestros compañeros de trabajo les suben sus honorarios en mayor medida.

Además, el hombre (y la mujer, como añadiría un político) suele ser inconformista y aunque éso, en sí mismo, puede ser hasta bueno para tratar de mejorar, no es menos cierto que puede generar sensaciones de frustración e infelicidad.

Así pués, estamos condenados, por naturaleza, a compararnos con los demás. Ya desde nuestra más tierna infancia, irremediablemente, nuestra mente no valoraba de la misma forma las cualificaciones escolares sin el punto de referencia de las de nuestros compañeros más cercanos.

Naturalmente, y parece lógico, también la rentabilidad de nuestros fondos y de nuestra cartera personal se compara con la obtenida por los índices de referencia. Y es que si uno pierde un 5% pero su benchmark duplica esas pérdidas, hasta nos consideramos -estupidamente- afortunados.

Pues sí, todo eso me lo sé, pero tan sólo en la teoría. Sé que lo que valgan, hagan o tengan los demás no me sirve de gran cosa (por no decir de nada) y que las comparaciones no me harán mucho más valioso o rico y, además, también soy consciente de que esas comparaciones no deberían modificar ni mi comportamiento ni mi estrategia de largo plazo.

Y por qué de todo este rollo y confesión matinal de domingo. Esa idea de Buffett ha motivado este sermón que me estoy dando a mismo como parte del problema y en reprimenda a mis debilidades. Esa idea de que no debemos tratar de batir al mercado se ha unido a una reciente estirada de orejas que me ha dado un gran value investor y mejor amigo ( @cfindipendente ).   Voy a permitirme la licencia de reproducir sus palabras, textualmente, sin su consentimiento,  dado que  me ha parecido egoísta disfrutar de ese valioso mensaje sin compartirlo con todos ustedes.

Disclaimer: Tengan presente que yo escribo para tratar de ordenar mis ideas (no para moralizar a nadie) y recordarme una y otra vez aquellos mensajes que creo no debo olvidar y que con suma frecuencia olvido.

Dos cosas:  no estás en competición con ningun fondo ni con otros inversores, los precios te dicen algo menos del valor. Trata de no dejarte guiar por los precios, los precios están ahi para informarte no para guiarte. Ya vendrán tiempos mejores..., o peores..., no lo sabemos, así que vamos a mantener nuestro foco en el largo plazo.   (Marco Lanaro)


Comentarios