Se oyen algunas voces a favor de la emisión de eurobonos (apoyados, por supuesto, en el bono alemán) sin embargo el presidente de la Comisión Europea se limita a calificarlos de idea interesante sin ser la solución a la crisis de deuda de la eurozona. Merkel y Sarkozy los rechazan de cuajo. Lo que está claro es que Alemania insiste en la disciplina presupuestaria no en crear nuevos instrumentos de apoyo a los países con problemas aunque la intención sea convertir el fondo de rescate europeo en permanente y no ponerle caducidad para finales de 2013, algo que contradice la propia Constitución alemana y constituye un serio problema adicional. Merkel ya ha afirmado que la UE no dejará caer a ningún país europeo pero, mientras no se concrete con que medidas, parece que la frase se quedará en una declaración de buenas intenciones. Hoy empieza el Consejo de Europa y personalmente no espero que se aclare gran cosa.