Como dijo Anthony Warren "El principal problema del trading está en el desarrollo de un sistema de reglas para gestionar algo que es completamente imprevisible." motivo por el cual me lo tomo como un reto y, en consecuencia, me encanta estudiar el análisis técnico aunque todavía no haya intentado aplicarlo. Me convence el análisis fundamental porque lo encuentro racional pero no me siento capaz y por eso lo único a lo que me dedico es a seleccionar a los mejores gestores o a los que considero que lo son. Para mi un gestor es como un médico, si no es de mi entera confianza no dejo mi salud en sus manos.
 
   Un gestor value es una persona que se caracteriza por pensar, entre otros muchos criterios inteligentes, que el mejor momento para invertir es ahora mismo. No consigo estar de acuerdo del todo pero seguro que es porque todavía no entiendo bien lo que son los mercados. El humorista Marty Allen todavía fue más lejos al decir que: "Un estudio económico generalmente revela que el mejor momento para comprar algo es el año pasado.".
 
   En la práctica estoy a caballo entre lo racional y la debilidad humana o sea que, de alguna manera, el market timing me obsesiona.  Si definimos la temporización del mercado (dando por buena esa traducción) como la estrategia que consiste en tomar decisiones de compra o venta de activos financieros tratando de predecir el futuro de los movimientos de precios del mercado solo podemos concluir diciendo que es absurdo siquiera intentarlo. Bernard Baruch ya avisó de ello: "Mantén una opinión sobre lo que va a hacer el mercado, pero no decidas sobre lo que hará." y Amos Barr Hostetter sentenció: "Nunca sabemos qué operaciones serán ganadoras, el problema surge cuando pensamos que lo sabemos."
 
   A toro pasado me es muy fácil ver cuando me hubiera tenido que salir y cuando hubiera tenido que volver a entrar pero en presente de indicativo todo se vuelve duda e indecisión. No es que pretenda rivalizar con mi gestor ¡no! ni se me pasaría por la cabeza pero mentiría si no confesara que he estado tentado, en dos ocasiones, de hacer un market timing básico desde dentro o sea sin cambiar de gestor, simplemente quedándome en liquidez en una considerable proporción durante el inicio de la fase valle. Dicho así suena realmente sencillo pero, en la práctica, salir y entrar en los momentos claves es lo más difícil que uno pueda concebir. Tampoco pretendería optimizar esos dos momentos vitales sino más bien cortar la primera parte de la "V" aún dando por hecho que tampoco entraría en la segunda desde el punto más bajo. Para ello he estudiado, reconozco que sin profundizar, varios indicadores, a cual más absurdo bajo mi punto de vista, de nuevo una prueba de mis limitaciones, hasta que me di cuenta que el más sencillo de todos, haciendo honor al principio de la navaja de Ockham, me daba una señal cuasi inequívoca: MM200. Me he estado preguntando durante bastante tiempo por qué la media móvil de 200 sesiones no me daba falsos positivos (con un filtro de cinco sesiones consecutivas) cuando estoy harto de leer a los más expertos decir que no hay que tomarse ningún indicador al pie de la letra sobre todo si no se cruza con otro/s. Creo que la conclusión es: porque mi gestor no cambia de criterio de inversión en función de dónde y cómo sopla el viento sino que es coherente consigo mismo. Si la política de inversión se mantiene firme a lo largo del tiempo la media móvil de al menos un año anticipa los grandes movimientos y entonces el market timing parece posible.
 
   Ahora bien, que nadie siga mis reflexiones porque ya lo dijo Paul Tudor Jones: "Lo que parece obvio, es obviamente erróneo."
 
   Y vuelta a empezar...