El otro día comentaba que no es que se vaya a cerrar el grifo del crédito sino que van a arrancar el grifo y tirarlo al pozo del olvido.
 
A nivel doméstico, en los años venideros hasta recuperar cierto equilibrio ( vaya usted a saber cuando ), la palabra hipoteca pasará a ser un concepto del pasado y, si nos encontramos con alguien que tiene una concedida, sabremos que es anterior a 2012. ¿Y a nivel empresarial? Pues tres cuartas partes de lo mismo; escasísimo crédito bancario y, evidentemente las empresas necesitarán financiación o tendrán que cerrar. Probablemente sea una buena oportunidad para entrar en bonos corporativos delicadamente seleccionados.
 
De nuevo la navaja de Ockham: no se puede resolver una crisis de deuda con más deuda. Que el BCE haya bajado los tipos al 1% ya puede interpretarse como que se reconoce el colapso bancario de la UE. Si hay que frenar en seco el endeudamiento, es lógico pensar que los tipos bajarán aún más y la parte buena es que eso debería beneficiar a los créditos concedidos hasta la fecha. Por otra parte no sé si me he vuelto loco pero le concedo credibilidad al rumor sobre el colapso bancario español concretamente a partir del año que viene, un acontecimiento que muy bien podría extenderse a otros países de la UE y que confirmaría el movimiento del BCE. Veremos.