Ayer recibí un enlace sobre la ciudad en la que vivo con el título " Benidorm, reflejo de una economía española sin rumbo ". Como suele pasar siempre y cuando se intenta demostrar algo el análisis es sesgado pero lo que se dice es cierto. Sin entrar a debatir el artículo en sí creo que Benidorm, aunque el resultado final no sea de mi agrado y lo reconozco, ha conseguido siempre un nivel global de ingresos envidiable para el resto del país y, en este momento de crisis internacional, quizás haya que reconocer que su modelo funciona. Tanto el turista extranjero como el nacional consiguen irse de vacaciones a un precio que pueden permitirse, quizás menos días que años atrás y con un presupuesto mucho más modesto, pero lo logran gracias al modelo comentado.
 
Y pasar de la introducción a donde quiero llegar es sencillo: la comida rápida/'basura' y más concretamente las hamburgueserías internacionales como McDonald's. En épocas de crisis, modas y gustos al margen (que también), el consumidor con bajo presupuesto busca lujos que pueda permitirse como comer fuera de casa. Esto no es un fenómeno que solo ocurra en Benidorm, en España, en Europa sino prácticamente en todo el mundo.
 
No sé si a estas alturas, invertir en " McDonald's Corp. " sigue siendo un buen negocio pero este título está capeando el temporal o, mejor dicho, creciendo con un gráfico digno del oro...