La Junta de Accionistas de BBVA, que se ha celebrado hoy en Bilbao, ha reelegido a Francisco González como presidente de la entidad, y a Ángel Cano como consejero delegado. Asimismo, los accionistas han aprobado el reparto de 0,42 euros por acción como dividendo correspondiente a 2013 que, de nuevo, se distribuirá en efectivo y en especie.
En respuesta a los numerosos accionistas que han intervenido en la junta, el presidente ha contestado sobre las remuneraciones de los directivos del banco que “son acordes a las responsabilidades y el talento”, y ha recordado que están congeladas desde hace cuatro años. 
 
Asimismo, ante las críticas por los despidos en Unnim, ha sido tajante: “Si no hubiésemos ido a la subasta de Unnim, estaría quebrada”. 
 
El presidente de BBVA, que aspira a ser la primera franquicia en América Latina como ha dicho él mismo, considera que el precio de la acción está todavía “muy deprimido por la incertidumbre en Europa y España, pero yo personalmente sigo comprando acciones”.  según infomercados