La morosidad del crédito concedido por la banca en España a hogares y empresas subió en enero al 10,78%, ligeramente más alta que el 10,44% registrado el mes anterior y más de dos puntos y medio por encima del 8,13% de enero de 2012.

De esta forma, la morosidad retoma la senda ascendente tras cerrar el año 2012 con el primer descenso después de diecisiete meses de subidas, que lo situó en el 10,44%, su tasa más baja desde julio de 2012, debido en gran parte al traspaso de activos tóxicos de las entidades financieras a la Sareb.

Según los datos provisionales publicados este martes por el Banco de España, la cartera crediticia de bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito era al cierre del primer mes del año de 1,583 billones de euros, frente a los 1,604 billones del mes anterior, recorte que el organismo atribuyó a la transferencia de activos a la Sareb y no a una disminución del flujo de crédito.

Los créditos dudosos volvieron a aumentar en enero, hasta 170.690 millones, 3.227 millones más que en diciembre, cuando cayeron a 167.463 millones, cantidad inferior en 24.125 millones a los 191.588 millones que sumaban en noviembre.

Esperar a los datos de marzo

Tras el respiro que representó en el cómputo total el citado traspaso de activos realizado en diciembre por las entidades nacionalizadas, los datos de enero reflejan sólo el incremento "natural" del mes, según fuentes del mercado.

Según las fuentes, habrá que esperar a los datos de marzo para que se noten los efectos del nuevo traslado de activos inmobiliarios al llamado 'banco malo', que serán menores que los de diciembre.

Se trata de las entidades del grupo 2, es decir, las que no fueron nacionalizadas pero sí necesitaron ayuda pública, que traspasaron sus activos a la Sareb en febrero. segun 20minutos