El viernes pasado el Ibex 35 cerró en 8.266,6 puntos, el 21-9-12 cerró en 8.230,7 puntos, prácticamente en los mismos niveles. En el camino han transcurrido casi 9 meses o exactamente 180 sesiones con un máximo en 8.755,9 y un mínimo de 7.490,6 puntos.

Para muchos un movimiento totalmente aburrido sin ningún tipo de emoción.

El dato más sorprendente es que, sumando las diferencias diarias entre el máximo y el mínimo de cada sesión desde el 21-9-2012 nos da la friolera de 24.366,5 puntos. Un dato más que sorprendente y lo suficientemente atractivo como para desarrollar una estrategia para aprovecharse de estos movimientos laterales que, potencialmente, son mucho más eficaces que cualquier tramo al alza o a la baja en cualquier activo.

No olvidemos que el mérito está en obtener rentabilidades positivas sea cual sea el escenario, no solo cuando la bolsa sube, los movimientos laterales no son excusa para no conseguirlo.