La inmensa mayoría de personas han tenido apuros para llegar a fin de mes en algún momento de su vida. Esa situación en la que las facturas ahogan es un momento muy desagradable y más aún si, de manera imprevista, se tiene que hacer frente a un pago con el que no  se contaba. Para situaciones así, una forma muy cómoda de conseguir financiación es recurrir a los mini préstamos, los cuales son concedidos por prestamistas de capital privado. Estos minicréditos permiten al solicitante conseguir cantidades que en algunos casos llegan hasta  los 900 € y que destacan por la velocidad con la que son transferidos a la cuenta del solicitante.

1. Velocidad

Ya se ha citado en la entrada de este artículo que la principal cualidad de los mini préstamos es la rapidez. La gran mayoría de entidades pueden conceder microcréditos en apenas un cuarto de hora a la cuenta que el solicitante les facilite. Por ese motivo, estos préstamos de dinero rápido son idóneos para gastos puntuales que no pueden esperar y conseguir un crédito bancario es mucho más costoso en tiempo.

2. Solicitud online

Otra de las ventajas que presentan los mini préstamos es que se han sabido adaptar a las nuevas tecnologías antes que los bancos convencionales. De esta forma, la inmensa mayoría de empresas ofrecen sus servicios a través de páginas web y con ellas se puede realizar la totalidad del proceso de forma 100 % online. Con lo cual, el cliente puede obtener el minicrédito desde donde esté y sin tener que pasar por el banco.

3. Amortización anticipada gratuita

La amortización anticipada tiene que ser posible con todos los préstamos por ley. Sin embargo, los préstamos clásicos que han concedido tradicionalmente los bancos suelen cobrar al cliente por la amortización anticipada del crédito. La razón es que consideran que con el pago adelantado dejan de ganar un dinero con el que contaban cuando se pactó el acuerdo. Por su parte, los prestamistas privados no solo no cobran por reembolsar el mini préstamo antes del vencimiento, sino que ofrecen, en muchos casos, la amortización anticipada gratuita. Es decir, el cliente no pagará los honorarios de los días que falten desde la fecha en la que reembolsa todo el crédito hasta el día del vencimiento que se había pactado.

4. Ofertas y promociones

Los mini préstamos tienen un coste mucho más elevado que los créditos bancarios, sobre todo si se mide en base a la TAE. No obstante, al ser préstamos con un plazo máximo de 30 días, el precio suele ser asumible. Además, los prestamistas de microcréditos ofrecen promociones y ofertas y es posible encontrar descuentos interesantes o, incluso, mini préstamos gratuitos. Un ejemplo, es el Programa Padrino de Pepedinero, por el cual, si un cliente apadrina como nuevo prestatario  a un amigo, familiar o conocido, se puede beneficiar de hasta un 25 % de descuento en su próxima solicitud. No solo eso, sino que el apadrinado disfrutará de 7 días gratuitos en su primer mini préstamo.

5. Créditos con ASNEF

Así como los bancos convencionales rechazan cualquier solicitud de préstamos a gente que figura en ficheros como ASNEF, existen varios prestamistas privados que conceden microcréditos a personas con deudas. Este hecho hace que aquellas personas que tienen algún impago inferior a una cifra concreta que fije cada entidad (normalmente, 1.000 €) y que no esté relacionado con otra entidad financiera, puedan conseguir créditos con ASNEF.