Purificación Palazón Fernández

(Purificacion)

Madrid . Madrid .

El coste del rescate bancario


Escrito 10 Apr

El coste del rescate bancario

 

El Tribunal de Cuentas ha presentado la factura del rescate a la banca española de estos últimos cinco años y la cifra es sobrecogedora: 107.913 millones de euros, un 75% más de la cantidad anunciada por el Gobierno, porque a los 57.000 millones de ayudas directas al capital de las entidades financieras, hay que añadir otros 28.666 millones comprometidos por los Esquemas de Protección de Activos, 16.300 millones más de líneas de créditos concedidas a las entidades, un informe de Oliver Wyman al módico precio de 37,9 millones de euros, alrededor de 6 millones destinados a pagar a los administradores del FROB y otros millones de euros más en informes de expertos independientes.

 

Ahora bien, esta cifra del Tribunal de Cuentas no contempla el coste público de la Sareb o banco malo, ni los 1.500 millones que, al parecer, tienen que inyectar ahora a Catalunya Banc. De esta forma, el rescate aún no se ha cuantificado del todo.

 

Para que nos hagamos una idea de la magnitud de esos casi 108.000 millones de euros contrastemos con los importes gastados en otros conceptos: a) equivaldrían al valor de la capitalización bursátil de Inditex y Telefónica, b) el rescate tiene un coste por cada ciudadano español de 2.175 euros c) suponen una cantidad superior al coste de la Sanidad (51.000 millones) y la Educación (33.710 millones) públicas que tantos recortes han sufrido, d) suman un 154% de los 70.000 millones de euros que recauda anualmente el Ministerio de Hacienda en concepto de IRPF...

 

Cuál es el origen de este desmesurado agujero? La concesión de crédito para financiar la burbuja inmobiliaria, la ausencia de un control de riesgos apropiado para la concesión de operaciones crediticias, la injerencia política en los Consejos de Administración de las Cajas de Ahorros, el excesivo endeudamiento, muy por encima de su balance de pasivo, de las entidades financieras y la pasividad e inacción del Banco de España como órgano regulador.

 

El resultado: se han intervenido o nacionalizado 11 entidades, dos más han recibido ayudas públicas, ha sido necesario solicitar un rescate a Europa por importe de 41.000 millones de euros, de los que sólo se han recuperado 2.607 por la venta de NCG a Banesco y la venta del 7,5% de Bankia, y todo esto, en un sector como el financiero que aumentó con el pelotazo inmobiliario sus beneficios en más de un 20%.

 

Hagamos un breve repaso cronológico del desastre financiero:

 

-En marzo de 2009, el Estado interviene CCM, que fue adquirida por Caja Astur: 1.682 euros de capital y un EPA de 4.168 millones de euros. La única operación sin FROB, que se creó después.

 

-Cajasur fue la siguiente. Adquirida por BBK: 358 millones de EPA.

 

-Después, el BE y el Ministerio de Economía fuerzan a las fusiones como la gran solución, con unas ayudas cifradas en 9.674 millones de euros.

 

-La siguiente en ser intervenida es la CAM, que ha resultado ser más costosa que Bankia porque recibió también una línea de credito además de: 5.249 millones de capital y un EPA de 16.000 millones.

 

-Después, se nacionalizan NCG (vendida a Banesco), Catalunya Caixa (sin resolver aún) y Unimm (adquirida por La Caixa sin ayudas públicas).

 

-Banco de Valencia es intervenida y adjudicada a La Caixa: 5.500 millones de capital y 4.350 millones de EPA.

 

-Banca Cívica, adquirida también por La Caixa que devolvió los 977 millones de euros que recibió.

 

-Y el gran desastre: el rescate a Bankia cuesta 22.400 millones de euros.

 

La gran pregunta es: ¿se podría haber evitado? Por supuesto que si, por lo menos haber limitado sus efectos con un buen control y una buena gestión. ¿Se acuerdan de cuándo nos aseguraban que el sistema financiero español era el más sólido del mundo? Nos mentían, como casi siempre.


Comentarios