Esta mañana, el Gobierno anunciaba un buen dato sobre la reducción del desempleo. Una gran noticia, sin duda, pero utilizaba la algarabía para “colarnos” una noticia de mayor impacto: el Gobierno ha aprobado el rescate de 5.500 millones del Fondo de Reserva, la denominada “hucha de las pensiones”, para hacer frente a la paga extraordinaria de junio de los pensionistas.

 

Si tenemos en cuenta que, según los datos que España ha comunicado a la Comisión Europea, el déficit de la Seguridad Social en 2014 es de unos 11.500 millones de euros (11.800 millones en 2013), y que a finales del año pasado, el Fondo de Reserva contaba con 55.000 millones aproximadamente, si mantenemos estas cifras de déficit de la Seguridad Social, el Fondo se acaba en cinco años, es decir, en 2019 no habría “hucha” para financiar las pensiones.

 

Lo que resulta curioso son las declaraciones del Secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, que afirma que  la disposición del Fondo  debe interpretarse siempre desde "la más absoluta normalidad" y con la convicción de que "más pronto que tarde, esa situación de déficit en el sistema de Seguridad Social se reconduzca hacia cifras positivas para el sistema”.Esperemos que sea más bien pronto, no hay mucho margen.

 

Pero la ministra Báñez parece dispuesta a luchar contra el déficit con mano de hierro. Según publica el diario Expansión, el Proyecto de Real Decreto que modifica el régimen de cotizaciones que ha elaborado el Ministerio de Empleo, que entrará en vigor el próximo 1 de agosto, las empresas tendrán que cotizar casi por todos los conceptos salariales. Se considerará remuneración la totalidad de las percepciones recibidas por los trabajadores, en dinero o en especie. Así, estarán sujetas a cotización las primas por antigüedad laboral, exentas hasta ahora, y el coste marginal de la educación de los hijos de los profesores de centros educativos. Según la CEOE, el coste de esta medida para los empresarios será de 2.500 millones de euros.

 

Como medida recaudatoria parece eficaz, ahora bien, ¿creen que incentiva la contratación?