El Mercado Alternativo Bursátil, MAB.

 

Según Bolsas y Mercados Españoles (BME), el Mercado Alternativo Bursátil es un mercado dedicado a empresas de reducida capitalización que buscan expandirse, con una regulación a medida, diseñada específicamente para ellas y unos costes y procesos adaptados a sus características.

 

El MAB se caracteriza por ser:

-Un Sistema de Negociación operado por las Bolsas, promovido por BME y supervisado por la CNMV.

-Para valores de la Unión Europea y Latinoamérica. Dirigido a inversores institucionales y particulares.

-Que proporciona financiación, visibilidad, liquidez y valoración a las empresas.

-Con un régimen de información y contratación adaptado a las singularidades de este tipo de empresas.

 

BME decidió el 21 de febrero de 2006 constituir un segmento de mercado dedicado a las pequeñas y medianas empresas. Recordemos que las pymes representan el 99% de las empresas españolas, generan el 80% del empleo en nuestro país y constituyen el 65% del PIB nacional.

 

El objetivo de la creación del MAB es que las pequeñas y medianas empresas que cumplan los requisitos establecidos, puedan obtener financiación, vía recursos propios a través del mercado para poder tener un crecimiento más rápido, internacionalizarse y ser más competitivas. Al estar cotizadas, estas empresas necesitan una gestión transparente y más profesionalizada.

 

Para la empresa, acceder al MAB supone contar con una serie de ventajas frente a las no cotizadas: fundamentalmente, tener acceso a la financiación a través del mercado, ganar notoriedad y prestigio como compañía y poder establecer una imagen de marca, determinar el valor de mercado de la empresa a través de la cotización de las acciones, y ofrecer liquidez a los accionistas, puesto que se utiliza el mismo procedimiento de liquidez que para las operaciones de valores negociados en Bolsa.

 

Para los inversores, es un forma de diversificar y aprovechar oportunidades de crecimiento, con incentivos fiscales en algunas comunidades autónomas como Cataluña, Madrid, Galicia y Aragón.

 

En el anteproyecto de ley de financiación empresarial que prepara el Ejecutivo, el Ministerio de Economía va a adoptar una serie de medidas para facilitar a las empresas de pequeña capitalización su salida de Bolsa y su incorporación al MAB, reduciendo los costes de la cotización en Bolsa para estas compañías y reduciendo las exigencias de transparencia y buen gobierno requeridos en la Bolsa clásica.

 

En los ocho años que han transcurrido desde su creación, el MAB cuenta con 21 empresas cotizadas con un volumen que asciende a los 2.380 millones de euros. En 2013, el MAB multiplicó por cinco el volumen negociado, con 87 millones de títulos contratados.

 

Hemos asistido a dos grandes éxitos: Gowex, con una capitalización de más de 1.300 millones de euros, que se ha revalorizado más de un 2.000% desde que empezó a cotizar en marzo de 2010, y cuyos títulos se negocian no sólo en España, sino en EE.UU, Francia y Alemania. Y Carbures Europe, que se revalorizó en 2013 más de un 700%, siendo la empresa española que más subió en Bolsa ese año, y que ha pasado de la cotización de sus títulos en sus inicios a 1,08 euros hasta los 28,98 euros actuales.

 

Pero también hay empresas que han decepcionado, llegando a ser expulsadas por no cumplir las normas y por el deterioro de su situación financiera, como Negocio y Estilo de vIda y Grupo Nostrum.

 

El MAB también tiene un segmento dedicado a las SICAVS, puesto en marcha desde mayo de 2009, y otro dedicado a las SOCIMI, operativo desde el 28 de noviembre del año pasado.

 

El futuro del MAB con estas nuevas incorporaciones, si se convierte en un éxito, contribuirá al crecimiento de las pymes, a la creación de empleo y a la generación del PIB.