Purificación

(Purificacion)

Madrid .

La obsesión por la inflación y el fantasma deflacionario.


Escrito 10 Mar 14

La obsesión por la inflación y el fantasma deflacionario.

¿Qué es la inflación? Según el BCE: “en una economía de mercado los precios de los bienes y de los servicios están sujetos a cambios. Algunos aumentan y otros disminuyen. Se habla de inflación cuando se produce un aumento generalizado de los precios que no se limita a determinados artículos. Como resultado, pueden adquirirse menos bienes y servicios por cada euro, es decir, cada euro vale menos que antes.”

El objetivo de inflación para el BCE se sitúa en el 2% en la eurozona. El último dato, de febrero de 2014, establece la inflación en la Unión Europea en el 0,8%, muy alejada del objetivo marcado y con una seria preocupación por riesgo de deflación (la deflación, en economía, es la bajada generalizada y prolongada, como mínimo, dos semestres según el FMI, del nivel de precios de bienes y servicios).En principio, una inflación baja puede ser beneficiosa para una economía que necesita salir de una crisis puesto que, de cara el exterior, baja los costes y los salarios y hace que sus productos sean más atractivos para la exportación. El problema es cuando esta tendencia se generaliza en la zona euro. Mientras que en Grecia (técnicamente en deflación puesto que acumula una caída de precios del 1,1% desde marzo de 2013), Chipre y España hay una caída constante de precios, otros trece países de la eurozona presentan tasas de inflación iguales o inferiores al 1%.

Cuando el IPC medio resulta demasiado bajo surge el riesgo de deflación. De esto ha alertado el FMI que instó al BCE a realizar una rebaja de tipos, y a desarrollar una política de compra de activos o inyecciones de crédito barato para frenar las consecuencias de esta dinámica: bloqueo del consumo, la inversión y, por tanto, de la economía.

Pero Mario Draghi, la semana pasada dejó los tipos de interés en la zona euro en el mínimo histórico del 0,25%, alegando que la estabilización económica y la subida del precio de la energía alejan los temores de deflación en Europa.

Lo cierto es que se está produciendo una fuerte apreciación de la divisa (el euro marcó ayer los 1,3874 dólares), como consecuencia del superávit exterior de la UE que provoca una revalorización del tipo de cambio y deja en el aire el fantasma deflacionario. Además, esta desviación sistemática a corto y medio plazo de su objetivo del 2% y la inacción para corregirlo, daña la credibilidad de la institución, a la vez que dificulta el crecimiento y la sostenibilidad de la euro zona.

Existe una creencia generalizada en Europa de que el objetivo de inflación del BCE es un objetivo impuesto por Alemania. Es decir, que son los alemanes los que imponen ese crecimiento moderado de precios en torno al 2% para sus socios comunitarios por el pánico que generó la hiperinflacción en ese país durante el período de entreguerras. Según el Nobel de Economía de 2008, Paul Krugman,la inflación es una obsesión política también en la Reserva Federal norteamericana, que a su juicio, ha llevado a cometer los mismos errores que en la Gran Depresión. Añade Krugman que “el panorama general es que la mayoría de los conservadores son obsesos de la inflación, y que casi todos los obsesos de la inflación son conservadores”.

¿Ha decidido Draghi dejar a un lado la obsesión inflacionista y centrarse en el crecimiento? Lo iremos comprobando.

 

Comentarios (1)

11 Mar 14



La unica forma de pagar la deuda que tienen algunos paies
desarrollados es crear inflación. Con los crecimientos que se pueden
esperar en paises desarrollados 1-2,5% no se puede pagar la deuda del
250%-300% GDP, es simplemente imposible. Si no se añaden otros 4-5% de
inflación es imposible pagarla.


Japón se ha dado cuenta de esto después de 20 años, de ahi su
política agresiva para subir la inflación.


Alemania es antiinflacionista por su pasado, pero no tienen muchas
opciones... o permiten inflación o les tocará pagar mas rescates...


Estamos en la primera fase de ciclo de recuperación, la inflación no
ha aparecido, pero aparecerá y los Bancos Centrales no van a
intervenir rapido. Vamos a tener tipos reales negativos durante varios
años, hasta que se reduzca la deuda. La mayoria de economías
actualmente simplemente no pueden soportar tipos de interes reales positivos...