Estoy tramitando mi participación en la Smart Social Sicav y uno de mis amigos me ha realizado esta pregunta. Por eso, me gustaría compartir los motivos de mi decisión en este post, ya que a muchos puede sorprenderles el interés de una asesora financiera en este proyecto.

Reconozco que en principio, cuando se gestó la propuesta, me pareció irrealizable por la complejidad  que supone, y todos somos conscientes de las dificultades que ha tenido que sortear hasta ser una realidad. Pero, muy pronto, me di cuenta de la oportunidad que supone, de la importancia de participar en un proyecto pionero y sin precedentes.

En efecto, la creación de esta Sicav nacida de las redes sociales va a desmitificar la falsa creencia según la cual este vehículo de inversión está reservado como beneficio fiscal exclusivo de las grandes fortunas, cuando en realidad tributa como un fondo de inversión. Además, constituye un  hito histórico por la forma de creación  y por ser los partícipes miembros de una red social de finanzas.

Y, en mi caso particular, me ilusiona poder ser partícipe de algo innovador desde su origen, de participar en un proyecto que implica un cambio revolucionario en el sector financiero y que, en mi opinión, contribuye a la difusión de la cultura financiera, tan necesaria para mantener una relación sólida y adecuada entre los profesionales y los usuarios de servicios financieros.

Me gustaría mostrar mi agradecimiento a todos los que han hecho posible este sueño. Y a todos los que han decidido embarcarse en este proyecto, darles mi más sincera enhorabuena.