Mi afición a la psicología junto con el afán en invertir, me hace pensar ante el hecho de que muchos de los inversores que a pesar de que no tienen grandes conocimientos financieros en bolsa si tienen un gran éxito en ella, a la vez que doctores en economía, no tienen ningún éxito en su operativa bursátil, si descontamos la venta de cursos y libros.

Por otro lado también pienso que para invertir en bolsa hay que tener una gran madurez, pues aunque se tengan conocimientos financieros, el temor a las pérdidas es nuestro gran pavor, así como el deseo de tener ganancias rápidas y además de forma rápida nuestro peor enemigo… y todo ello influye y mucho en nuestras decisiones, de tal manera que al final las llevemos a cabo, las de comprar y vender de forma equivocadas

El ejemplo más claro para mí, es lo que más repiten muchos inversores, que es comprar en la euforia de las subidas y vender cuando corre el pánico en las bajadas. Ante ello siempre lo hago a la inversa: cuando hay grandes bajadas entro o compro, y ante grandes subidas, vendo o salgo. Con todo siempre me pillo los dedos o bien dejo de ganar parte de la subida.

Sin embargo esta visión psicológica es la que predomina en mi forma de invertir.