Hola, me llamó Ricardo y soy bancólico. Mi crimen se llama Santander y BBVA.

Estas son las razones que me llevaron a que arrastrara mi dinero y lo colocará en estas empresas tan sólidas y con tanta solera, tan de casa y tan internacionales, tan supervivientes y tan vapuleadas desde la caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008:

Impopularidad. Cómo parte del sector bancario, su estigma les precede. Machacadas por políticos y medios de comunicación como los causantes de la crisis de crédito Mundial y despreciadas por el sector financiero, tras años de bajos retornos debido a la política de bajos tipos de interes, promovidos por los Estados e iniciada desde septiembre de 2007, justo un año antes de Lehman.

Sólidos fundamentales. Con valoraciones similares. El valor en libros en el torno del precio por acción. Per en torno a 10, por lo que el precio por acción no está barato pero tampoco caro. Retorno respecto al capital del 6%, luego aún le sacan beneficio al dinero y respecto al precio de la acción de un 10%, lo que equivale a que cada año el valor de mi inversión aumenta una décima parte su valor .

Oportunidad que no momento. La oportunidad, desde un punto de vista semántico, es un tipo de momento, el matíz está en  que este tipo de momento es ventajoso, es temporal y es impredecible en duración.

 Este momento es una oportunidad por dos razones fundamentales: 

Los tipos no pueden ser más bajos, por lo que el margen de beneficio de un banco bien establecido y diversificado solo puede mejorar.

Durante el período de 2007,con anterioridad y hasta la fecha, han mantenido de manera constante el indicador absoluto de la viabilidad para una empresa y este es la generación constante de Beneficios.

No me arrepiento.

Soplan nuevos vientos, en Usa el ipc es del 1% y cada vez se justifica más una subida de tipos que un mantenimiento.El Lehman europeo está llegando a un callejón sin salida y cuando sea intervenido, indicará el final de la penitencia, pues no habrá nada más que purgar. Constantemente aparecen nuevos vectores y esta vez en sentido contrario al rumbo de los últimos 9 años.