Ricardo González Ramos

(Ricardoesbolsa)

Inversor, apasionado de los mercados y gestor del fondo GPM International Capital (ES0142630021)

Valencia.

Estamos en los tres meses más volátiles del año


Escrito 13 Sep 16

Uno de los aspectos más comentados este verano en las mesas de operaciones de renta variable estadounidense ha sido el rango estrecho en el que se ha movido el S&P 500 durante los dos últimos meses y que terminaron con un fuerte movimiento el pasado viernes 9 de septiembre. Hasta dicha fecha el S&P 500 había acumulado un total de 40 jornadas consecutivas en las que no se había movido un 1% ni al alza ni a la baja dentro de una misma jornada. Este es un hecho bastante inusual puesto que apenas ha sucedido en 7 ocasiones durante los últimos 40 años.

Estos rangos estrechos suelen terminar con movimientos bruscos y una mayor volatilidad en el mercado, como así sucedió el pasado viernes.

Tras unas semanas muy tranquilas de verano, es habitual que estos movimientos resulten cuanto menos chocantes, pero el inversor debe saber que los mercados han entrado dentro de los que históricamente son los tres meses más volátiles del año.

Para verlo, he recopilado datos desde el año 1950 del S&P 500 y he extraído el movimiento absoluto de cada una de las jornadas transcurridas desde 1950 hasta la actualidad. Los resultados se muestran en términos absolutos, es decir una cifra del 0,5% significa que la volatilidad media es del 0,5% (tanto al alza como a la baja).

Con estos datos, podemos medir lo que es la volatilidad media diaria del mercado, y ver cuáles son los meses en los que hay más y menos movimiento en el mercado.

Lo primero que cabe resaltar es que de media, las jornadas desde 1950 hasta hoy en el S&P 500 han experimentado un movimiento promedio del 0,6559%. Teniendo en cuenta que ésta es la volatilidad media de cada día, se observa que existen tres meses en los que el rango de movimiento por jornada del S&P 500 es claramente superior a la media: septiembre, octubre y noviembre.

Por unas razones o otras, en el transcurso de la historia el mercado se ha movido más de lo habitual (tanto al alza como a la baja) en estas fechas y es algo que todo inversor en renta variable debe tener presente. La volatilidad absoluta no es ni buena ni mala, simplemente es un factor más del mercado que hay que saber que existe y asumirlo con naturalidad.

Habitualmente la volatilidad se suele confundir con descensos, pero no tiene por que ser así. Por ejemplo, los meses de octubre y noviembre que como hemos visto son los que muestran una mayor volatilidad diaria han cerrado en positivo desde 1950 en un 61% de las ocasiones en el caso del mes de octubre y en un 65,63% en el caso de noviembre. De hecho, el mes de noviembre es el segundo mes con más probabilidades alcistas del año (solo superado por diciembre).

Por tanto, debemos de ser conscientes de que estamos en el periodo más volátil del año y que no debe de extrañarnos en absoluto que haya vaivenes en los mercados. Quién no sea capaz de convivir con ellos, debe replantearse si está preparado para invertir en los mercados de renta variable.

Para cerrar la jornada me gustaría hacer hincapié una vez más en que es importante no perder la perspectiva ante el ruido “natural” existente en el mercado y centrarse en los aspectos operativos, que por el momento como indican los flujos monetarios siguen siendo favorables en un mercado alcista que goza de buena salud.

Recuerda que la metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”.

Comentarios (0)